Timochenko le dice “sicario moral” al fiscal por caso Santrich

Cuatro días después de la captura, Rodrigo Londoño arremetió contra Néstor Humberto Martínez; criticó que el presidente se enterara a última hora del operativo y cuestionó la invisibilidad a la que se sometió la JEP.

Timochenko le subió el tono a la defensa de Jesús Santrich. Aunque desde que se conoció la captura que adelantó la Fiscalía -por tráfico de estupefacientes después de la firma del acuerdo- el exjefe guerrillero se había mostrado en un tono conciliador y moderado; este jueves cambió de opinión.

El blanco fue dirigido al fiscal Néstor Humberto Martínez. A través de una carta dirigida a la dirección y militancia del partido de la rosa, lo llamó un “sicario moral que es capaz de semejante ignominia”. Al igual que lo hecho Iván Márquez desde que se conoció la noticia, el excandidato presidencial de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) se paró en la línea de defensa más dura.

La Fiscalía General de la Nación “no desaprovecha oportunidad, cuando no la crea él mismo, para lanzar torpedos encaminados a deslegitimarnos frente a la sociedad y el mundo, y con ellos hacer fracasar el proceso de Paz que con tanto esfuerzo construimos”, dice la carta.

En ella Timochenko le recuerda a los miembros del partido, que el mal momento que atraviesa la implementación no es más que otro episodio en el que “los sectores que siempre han vivido de la guerra no han descansado un segundo para hacer fracasar este esfuerzo que venimos haciendo la mayoría de los colombianos, con el apoyo de la comunidad internacional, para transitar por el camino de la reconciliación, en aras de construir una Colombia en paz y con justicia social”.

A su juicio, es inaceptable que en principio el operativo se haya manejado con tanto hermetismo. Por eso, manifiesta que a “sabiendas de lo que esto implicaba para el proceso de paz”, el ente investigador no lo comentó con “el presidente y mucho menos con la presidenta de la JEP, quien hasta el día de ayer sólo sabía lo que había visto por los medios”.

La captura del exnegociador de paz cayó como un baldado de agua fría, sin embargo, el gobierno manifestó que no habrá ninguna contemplación para la reincidencia. Horas antes de que se llevara a cabo el operativo en Bogotá el fiscal Martínez puso al tanto al presidente Santos de lo que iba pasar. Según relató, a las 5:30 de la mañana de este lunes 9 de abril, en la Casa de Nariño recibieron una llamada inesperada. El fiscal pedía con urgencia hablar con el presidente Juan Manuel Santos. Una vez los comunicaron, Santos le dio cita para las 6:00 de la tarde a lo que el fiscal dice haberle respondido: “too late, too late”. La hora cambió y el encuentro se llevó a cabo 45 minutos después.

Al escuchar el relato, el presidente Santos respaldó la investigación: “Esos eran los acuerdos, ellos sabían que no podían seguir delinquiendo”. Diez horas después, los cuatro implicados, incluyendo al exjefe negociador de las Farc y ahora señalado jefe negociador con la mafia de Sinaloa, fueron capturados en operativos que golpearon la moral de un accidentado proceso de paz.
Pese a que este miércoles se revelaron varias evidencias del proceso, las Farc se mantuvieron a la defensiva y se preguntan: ¿Qué explicación tiene todo ese dispositivo con más 50 hombres armados, porras, carros, motos, etc., además de entrar gritando y apuntando con las armas, sin una previa identificación, para capturar un invidente que ha mantenido las 24 horas de todos los días, custodiado por escoltas que pertenecen a una institución del Estado y además por agentes de la Policía Nacional? ¿Y que todo movimiento que vaya a realizar tiene que reportarlo la mayoría de las veces con 24 horas de anticipación?

Por eso, aseguran que “el camarada nos ha mandado a decir que nada tiene que ver con lo que se le acusa. Y tenemos la obligación de creerle”. Ante ese escenario, Timochenko le pide a Santrich que levante la huelga de hambre y acepte la asistencia médica. A la militancia de su partido le recuerda que “no bajen la guardia, hay que cuidarse de provocadores que pintan pajaritos de oro, hay que mantener la cohesión del partido, en función de superar los obstáculos en esta dura brega por la reconciliación de los colombianos en aras de hacer realidad una Colombia en Paz con Justicia Social”.