Tratamientos de fertilidad podrían quedar por fuera del sistema de salud

Hace seis meses, el 17 de febrero exactamente, entró en vigencia la Ley Estatutaria de Salud, norma que dejó de ver la salud como un servicio y la declaró como un derecho humano fundamental. Una de las novedades de ésta ley, fue el cambio del Plan Obligatorio de Salud (POS) por el Plan de Beneficios, para que los colombianos puedan acceder a los servicios y medicamentos del sistema.

Antes, con el POS, los pacientes estaban sujetos a unos procedimientos. Los tratamientos adicionales, que no estaban contemplados en él, pasaban por un comité científico y luego, eran financiados por la Nación con recursos del Fosyga.

La novedad del Plan de beneficios es que tiene una lista aparentemente ilimitada de los medicamentos y servicios subsidiados, porque la ley estatutaria establece que todo lo que necesite un afiliado le debe ser dado, excepto lo que esté expresamente excluido, como los tratamientos cosméticos, los que estén en experimentación o los no hayan sido autorizados por el Invima.

El plazo para proponer cuáles serán esas excepciones era hasta hoy, jueves 31 de agosto, a las cuatro de la tarde. Las postulaciones del Gobierno ya fueron reveladas, una lista de medicamentos y tecnologías compuesta por 18 medicamentos y tres tratamientos de fertilidad. Estos son la fecundación in vitro con Inyección Intracitoplasmática (ICSI) y sin ICSI y la inseminación artificial; que tampoco estaban incluidos en el POS.

La propuesta de no incluirlos coincide con la frenada que el presidente Santos le dio al proyecto de ley para la prevención de infertilidad, hace dos meses en el Congreso. Una ley que buscaba que el Estado cubriera los gastos del tratamiento contra la infertilidad, al reconocerla como una enfermedad. La explicación dada por Santos en ese momento fue “porque ese proyecto de ley vulneraba el principio de sostenibilidad fiscal”.

De hecho, la inversión que estimaron en ello era de $13 billones y como aseguró en alguna ocasión el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, en el sistema hay una preocupación por los costos. “Sumar beneficios sin conseguir los recursos es irresponsable. Creo también que hay intereses económicos involucrados, no debemos olvidar que los recursos de la salud son finitos”, concluyó el jefe de la cartera.

Por otro lado, los 18 medicamentos que el Gobierno votó por no incluir fueron el octreotide, utilizado para tratar algunos tipos de cáncer; interferon beta, para la esclerosis múltiple; paliperidona para aquellos que sufran de esquizofrenia y el infliximab, como tratamiento de artritis, entre otros.

Incluir, o no, estos medicamentos y tratamientos depende de la Dirección de Regulación de Beneficios, Costos y Tarifas del Aseguramiento en Salud del Ministerio, el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS), pacientes y otros actores claves dentro del sistema. Pero la discusión durará aproximadamente un año y otras tres etapas más para conocer las excepciones a las que no podremos acceder con el Plan de Beneficios.

Tomado de El Espectador.