Tres momias sirvieron para que le bajen la sanción a Paolo Guerrero

Los abogados defensores del delantero peruano usaron los resultados de los cuerpos hallados en un reconocido caso en Sudamérica.

La noticia fue publicada por el portal ‘O Día’ y rápidamente empezó a tener eco en las diferentes páginas de Perú y todo el mundo. Los cuerpos de tres momias encontradas en 1999 en la Cordillera de los Andes fueron usados por la defensa de Paolo Guerrero para que la FIFA la reduzca la sanción a seis meses y pueda estar en la Copa del Mundo de Rusia.

Pedro Fida y Bichara Neto, los abogados defensores de Guerrero buscaron el testimonio de un arqueólogo para demostrar que lo que encontraron en el cuerpo del delantero peruano puede permanecer por siglos en el organismo.
“La evaluación se concentra en tres momias: una chica de 13 años, otra de cuatro y un niño de cinco. Todos fueron encontrados en la cima del volcán Llullaillaco, en Argentina, uno de los lugares sagrados para el sacrificio humano entre los incas y ubicado a más de 6,7 mil metros de altitud”, explicó el medio brasileño.

Se estima que las momias habrían vivido entre los años 1480 y 1532 años. Y en una de ellas (la de 13 años) se le encontró una cantidad importante de benzoilecgonina (sustancia encontrada en el cuerpo del ‘9’), la cual fue hallada entre sus dientes, pese a que ya pasaron más de 500 años.

Pese a que la FIFA le bajó la sanción, recurrirán al TAS para obtener la absolución en el caso.

Cortesía-PasiónFútbol