Trump es el nuevo Hitler de la política internacional: Maduro

Con la agresión del nuevo (Adolfo) Hitler de la política internacional, el señor Donald Trump contra el pueblo de Venezuela, supremacía racial, la supremacía imperial, hoy se expresó el magnate que se cree el dueño del mundo, pero a Venezuela no la amenaza nadie”. Con esas palabras el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, respondió al discurso que dio este martes su homólogo estadounidense ante la Asamblea de la ONU, en el que afirmó que el vecino país está “al borde del colapso total” y dijo que EE.UU. está listo para adoptar nuevas medidas.

En su intervención, Trump criticó además la “corrupción” que ha “destruido una próspera nación, imponiendo la ideología, generando pobreza y miseria en todos los lugares donde ha llegado”, y señaló que Maduro “ha desafiado a su pueblo” impulsando una Asamblea Constituyente para “preservar su desastroso gobierno”.

Ante esto, Maduro pidió a Trump que “se trague sus palabras sus palabras de odio y de guerra. Él pasará a la historia y la revolución bolivariana siempre seguirá de pie”, aseveró, durante el cierre de un evento para la paz y la soberanía celebrada en Caracas con la participación de personalidades de casi 200 países.

Desde una tarima en el palacio presidencial de Miraflores, también acusó a Trump de haber lanzado una “bocanada de odio y guerra” contra el país petrolero en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas. “Donald Trump hoy ha amenazado de muerte al presidente de la República Bolivariana de Venezuela”, dijo Maduro.

Frente a unos 130 líderes mundiales, el magnate de los bienes raíces definió al gobierno de Maduro como una dictadura socialista “inaceptable”, y aseguró que ayudará a los venezolanos a restaurar la democracia.

“No podemos quedarnos al margen y mirar”, sostuvo Trump, quien ya impuso sanciones financieras a Venezuela y a Maduro en particular, y no ha descartado una “opción militar” frente a la grave crisis política y económica venezolana.

Maduro respondió que el líder republicano, a quien llamó “diablo”, piensa “que Venezuela es un edificio de Nueva York, que él puede chantajear a los dueños que salen despavoridos y le venden su edificio, su país”.

Pero “Venezuela no es una inmobiliaria de Nueva York, es la tierra que parió a los hombres y las mujeres más heroicas de esta tierra”, subrayó el gobernante.

Tomado de El Espectador.