Unisinú dice que es ilegal medida de aseguramiento contra las hermanas Bechara

Un juez de Soacha otorgó medida de aseguramiento en establecimiento carcelario contra las hermanas Mara y María Fátima Bechara Castilla y dos directivos de la Universidad del Sinú, quienes, según la Fiscalía, serían responsables del manejo irregular de $9.575 millones provenientes de las regalías de Córdoba.

 

En julio del año pasado un juez las había dejado en libertad, en segunda instancia. Sin embargo, la Fiscalía volvió a pedir a un juez que las envíe a la cárcel por riesgo a que obstruyan la justicia en libertad.

 

Las hermanas Bechara fueron acusadas de los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación en favor de terceros, concierto para delinquir y concusión.

 

La Fiscalía asegura que el desvío de recursos fue a través de dos convenios celebrados entre la Gobernación y la Universidad del Sinú: el primero, por $2.996 millones, y el segundo, por $7.659 millones.

Ante la decisión de Juez la Universidad de Sinú emitió el siguiente comunicado

 

Comunicado a la Opinión pública

La Universidad del Sinú – Elías Bechara Zainúm, informa a la opinión pública que dentro del proceso penal seguido por la celebración de los convenios financiados con recursos del fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación del Sistema General de Regalías y por los que imputaron no solo a la doctora Mara Bechara, sino a otras personas de distintas entidades, hoy el juez municipal de control de Garantías de Soacha, Cundinamarca, insistió en la medida de aseguramiento intramural contra los imputados que gozaban de libertad incondicional por revocatoria del superior de este operador judicial de Soacha, Cundinamarca; medida  tan violatoria de la Constitución y la Ley que el Ministerio Público (Procuraduría) en inusual acción rechazó el proveido del juez de garantías  y  apeló la ilegal decisión siendo acompañado por los defensores de todos los imputados, quienes negaron la concurrencia de elemento alguno que ameritara tan extrema decisión, pues el proceso avanza y el juicio se inició en Montería en las audiencias preparatorias en donde el Estado por conducto de la Fiscalía asignada ya develó las pruebas que presentará en el juicio, no dándole oportunidad alguna para que los imputados puedan obstruir la práctica de prueba alguna.

Por lo anterior lamentamos la insistencia del juez de Soacha en la tan temeraria decisión de revivir una medida judicial revocada anteriormente por el superior funcional del fallador de instancia