Uribe no se retracta de haber acusado a Daniel Samper de violador de niños

En una carta publicada este domingo el expresidente Álvaro Uribe se refirió al señalamiento que hizo de Daniel Samper Ospina tras acusarlo en Twitter de abusar sexualmente de menores de edad.

Uribe escribió que como Presidente de la República” se preocupó, “con igual cariño, por todas las regiones de Colombia, razón de más para rechazar el escrito que, con referencias disimulantes a mi persona, ofende a Antioquia, cuya ciudadanía es tan respetable como la de toda la Patria. Esto se suma al reciente atropello del Gobierno Santos a este departamento”.

Dice también que Samper Ospina “maltrató a una niña de tres meses de nacida, hizo asociación pública de su nombre con drogas ilícitas, y atentó contra la honra de su madre y de su familia”.

En referencia a las fotografías publicadas por la revista SoHo años atrás, protagonizadas por menores de edad con el respectivo permiso de sus padres, dijo que “tanto el Código Penal como el Código de Infancia y Adolescencia sancionan con cárcel la violación de los derechos de los menores. El artículo 18 del segundo código pone en el mismo nivel de gravedad el riesgo y el daño de la violación física al menor con el maltrato sicológico, constituido por estos hechos, cuyas consecuencias pueden aparecer en cualquier edad posterior”.

Sin embargo, pese a no aportar pruebas de que Daniel Samper O. abusó sexualmente de menores de edad, no se retracta de sus acusaciones y, en cambio, insiste en que “la violación a derechos del menor, en que ha incurrido el periodista, por la naturaleza del maltrato, es violación al menor, lo cual se desprende de la ley, lo entendemos como un tema ético por su relación con la familia y la sociedad, además de connotaciones morales de acuerdo con los valores de muchas personas.

La condición del periodista Samper Ospina queda retratada en su actitud de burla de los defectos físicos de las personas”.

“La libertad de prensa, incluido el humor y la sátira, no autoriza violar derechos del menor, ni irrespetar a la mujer, tampoco ofender al grupo de ciudadanos de una región de Colombia (…) Grave que la valoración de la libertad de prensa esté condicionada por la dádiva del Gobierno, o el temor a la retaliación oficial y al encasillamiento injusto, o por la solidaridad ciega y el amiguismo (…) Como Presidente de la República discutí con periodistas, pero no los soborné ni intenté callarlos con persecución oficial”, añadió.

Vía-Blu Radio.