Vamos a continuar restituyéndoles a los campesinos las tierras de las que fueron desplazados: Presidente

El Presidente Juan Manuel Santos visitó este miércoles la localidad tolimense de Valle de San Juan, donde se entregaron títulos de tierras a campesinos de la región dentro del proceso de restitución.

​Mil 500 millones de pesos para proyectos productivos y más de mil millones de pesos para subsidios de vivienda fueron entregados en el municpio tolimense de Valle del San Juan.

El Presidente Juan Manuel Santos reiteró su decisión de proseguir en la construcción de la paz y señaló que parte de esa misión se hace “entregándoles títulos a los campesinos que son los verdaderos dueños de las tierras de las cuales fueron desplazados”.

El Mandatario quien este miércoles entregó 100 hectáreas a familias restituidas del Tolima, así como 1.500 millones para proyectos productivos y subsidios de vivienda por 1.100 millones de pesos, subrayó la importancia de poner a producir el campo porque “el campo fue el que más sufrió con el conflicto armado”.

Recalcó, nuevamente, que la paz debe ser construida entre todos los colombianos e insistió en que ésta “no se construye de un día para otro después de más de 54 años de guerra”.

Puso de presente que a los campesinos se les están otorgando subsidios para que puedan tener una vivienda digna y “les estamos dando crédito para que puedan producir más”.

El Mandatario insistió en la necesidad de “es unirnos, dejar de pelear, dejar de odiarnos, dejar de matarnos, si nos unimos no hay límites”.

Al referirse al potencial de Colombia aseveró que es “un país rico en todo, un departamento como el Tolima que tiene todo, este departamento tiene agua, tiene unas tierras muy fértiles pero sobre todo tiene una gente muy especial, echada para adelante, emprendedora y por eso, el futuro de este país para mí es un futuro maravilloso”.

Durante el acto el Jefe del Estado recibió en nombre de la Unidad de Restitución de Tierras la Certificación Internacional de Calidad ISO 9001 por la tarea que cumple de forma óptima.

Finalmente, el Presidente renovó su invitación a los colombianos para superar los odios acumulados durante muchos años y poder “darnos la mano, así pensemos diferente”.