Vargas Lleras se reunió en Montería con: Senadores, empresarios, y Expolíticos

Vargas Lleras en reunión con Políticos de Córdoba.

Aunque oficialmente no está en campaña y así lo advirtió, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras visitó Montería y durante dos días tuvo una apretada agenda de reuniones privadas con políticos (algunos de ellos cuestionados o de estructuras cuestionadas), empresarios de Córdoba y hasta alcaldes en ejercicio, con quienes conversó sobre su proyecto presidencial para 2018 y sobre las cartas con las que el vargasllerismo de ese departamento quiere jugar a Senado y a Cámara ese año electoral.

En la correría lo acompañaron el secretario general y el director de su partido Cambio Radical, Germán Córdoba y Jorge Enrique Vélez, respectivamente.

Córdoba es un ‘coco’ para el vargasllerismo porque se trata del único departamento Caribe que ha querido colonizar esa fuerza en el que Cambio Radical no es tan fuerte. En las pasadas legislativas, por ejemplo, esa colectividad sacó a Congreso apenas 14 mil votos frente a los más de 166 mil que suman los llamados ñoños: los senadores de La U Musa Besaile y Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, reyes electorales de esa zona.

Aunque en las regionales de 2015 Cambio les dio la pelea a los ñoños con una carta a la Gobernación (Carlos Gómez, exdirector del programa de vivienda y agua de la Vicepresidencia de Vargas) que alcanzó casi 300 mil apoyos, hoy ese partido no cuenta allí ni con esa silla ni con la Alcaldía de Montería y apenas sacó seis de los 30 alcaldes.

La conquista de Córdoba con un Senado

El exvicepresidente llegó a Montería la mañana del martes 6 de junio y la primera cita que cumplió en La Bonga del Sinú, un restaurante tradicional de Montería en el que tuvo casi todas sus reuniones, fue con su carta cordobesa al Senado.

Se trata del médico y ganadero sahagunense Roberto Buelvas, un hombre sin experiencia en la arena electoral porque nunca ha aspirado a nada, pero que en todo el departamento ha sido visto en los últimos años como un miembro activo del musismo, el grupo político de Musa Besaile. Besaile es su amigo y además lo respaldó para ser director del hospital de Sahagún entre 2008 y 2011.

La candidatura de Buelvas al Senado por Cambio Radical viene sonando en los corrillos desde hace unos tres meses y, según nos contó el propio aspirante, parece haberse concretado en este encuentro en el que también estuvieron los concejales de Cambio Radical en Montería Amaury Contreras (presidente del Concejo) y José David Wberth. También estuvo Noraldo Montes Díaz, excandidato a la Asamblea de Córdoba por La U.

“Ahí el exvicepresidente me ratificó como su candidato a Senado en Córdoba y también se conversó sobre sus aspiraciones presidenciales para 2018 y el respaldo que podemos representarle a su proyecto”, nos detalló Buelvas.

El médico tendría como fortalezas que podría financiarse solo. Como sus fórmulas a Congreso ya está concretando a dos posibles aspirantes a Cámara, uno en Risaralda y otro en el Atlántico, aunque en Córdoba sigue sin definirse quién sería ese compañero.

En la reunión con Vargas, según nos dijo Buelvas, se habló del nombre de Carlos Gómez como ese posible candidato a la Cámara, pero eso aún no es un hecho.

Los políticos cuestionados

Después de reunirse con su muy segura carta al Senado, Vargas Lleras se encontró también en la Bonga del Sinú con la súper poderosa exsenadora de La U Zulema Jattin, investigada por parapolítica por la Corte Suprema.

A Jattin la acompañaron unos seis políticos de su grupo, entre ellos su prima, la alcaldesa de Lorica, Nancy Sofía ‘la Chofi’ Jattin, y el alcalde de San Bernardo del Viento, Élber López (ambos avalados por La U), según nos detalló una fuente que lo vio.

Esa misma fuente, cuya identidad nos reservamos para evitarle líos, dijo que la conversación del exvicepresidente y la excongresista y sus aliados se concentró en 2018: “A Zulema le dijo que siguiera activa en la política y que los espacios en el partido estaban abiertos para ello (…) Les dijo a los alcaldes que no estaba en campaña, pero que quería conocer sus expectativas de cara a las elecciones Presidenciales”.

Ese mismo día por la tarde, en el mismo restaurante, Vargas Lleras volvió a tener cita con otra poderosa que también representa una casa política cuestionada: la senadora conservadora Yamina Pestana, elegida con los votos de la estructura que dirige su hermano, el parapolítico prófugo Pedro ‘el Indio’ Pestana.

Ella llegó al lugar a eso de las 5 de la tarde en compañía de tres de sus alcaldes: el de Momil, Emiliano ‘el Mono’ Lugo, avalado por Cambio Radical, y los conservadores Noris Hernández de Tuchín y Juan Custode de Chimá.

El tema central en ese encuentro fue la inclusión de una ficha de los Pestana en la lista a la Cámara que Cambio Radical está tratando de armar en Córdoba. Eso no se concretó porque por ahora ese grupo sólo tiene pensado jugar a Congreso en 2018 por la reelección de Yamina, como nos lo aseguró una persona importante del movimiento.

Según nos detalló alguien que estuvo en el encuentro con Vargas, el exvice invitó a los alcaldes asistentes a participar en todas las iniciativas de vivienda del Ministerio del ramo, que está en manos del vargasllerismo. “Siempre insistió en que no estaba en campaña, pero dijo (a los alcaldes) que, en el futuro, cuando ya esté más cerca su candidatura, espera contar con sus respaldos”, nos dijo la fuente.

Al terminar allí, Vargas cenó con el dueño del periódico El Meridiano, William Salleg, y al día siguiente, el miércoles 7 de junio, su primera cita fue para desayunar en la casa de la senadora conservadora Nora García, mamá del alcalde de Montería Marcos Daniel Pineda. Al mediodía almorzó con varios empresarios y antes de terminar su agenda en esa ciudad se reunió con el exsenador liberal Juan Manuel López, condenado por parapolítica y esposo de la senadora liberal Arleth Casado.

Esta maratón de citas es el primer acercamiento cordobés de un Vargas que, aunque dice que aún no está en campaña oficial, así empieza a alinear sus astros en un departamento en el que hasta ahora reina la ñoñomanía.

Vía La Silla Caribe.