Vestida de blanco y muy feliz, italiana se casó con ella misma

La italiana, que invitó a su fiesta a 70 personas y tuvo un pastel de tres pisos, se sumó así a la tendencia de la ‘sologamia’, presente ya en varios países.

“Creo firmemente en que, antes que nada, debemos amarnos a nosotros mismos”, sentenció.

La unión de Laura con Laura no tiene efectos legales, pero sí muy simbólicos: es la reafirmación de que es posible ser felices solos. Bueno, como dirían algunos, uno mismo con uno mismo.

“Les dije a mis amigos y familiares que, si no encontraba a mi alma gemela a los 40 años, me casaría conmigo misma”, le contó al diario italiano La Repubblica.

Afirmó que tuvo la idea de casarse con ella misma hace dos años, después de dar fin a una relación sentimental de 12 años.

“Si algún día encuentro a un hombre con el que pueda planificar un futuro seré feliz, pero mi felicidad no depende de esa persona”, concluyó.