Vivir en pareja hace que el sistema inmunológico sea similar

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Por medio de una serie de pasos su cuerpo combate y destruye organismos infecciosos invasores antes de que causen daño.

Por ejemplo, cuando un agente infeccioso ingresa en el cuerpo, quizá un virus de la gripe o una bacteria que entra por la sangre cuando sufre una herida, allí su sistema inmunológico está siempre alerta para detectar y atacar al agente infeccioso antes de que cause daño.

Y a pesar de que el sistema inmunológico de cada uno es único, variando en el número y el tipo de células inmunes y sus estados de activación, lo que hace que un mismo virus le dure en una persona una tarde y a otra varios días, investigadores de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, descubrieron que en las personas que viven juntas parece ser notablemente parecido.

En el estudio publicado en la revista Nature, Drian Liston, inestigador principal, explica que examinaron 670 personas sanas, contaron las cantidades de células inmunes en cada uno y las analizaron por un periodo de seis meses.

Encontraron que las personas que viven juntas también parecen tener colecciones similares de bacterias intestinales, que son importantes para el funcionamiento inmune. Esta semejanza podría ser influenciada por los microbios que se encuentran en las superficies de los hogares o en el polvo o quizás por causa de los niños. Todas las parejas incluidas en el estudio eran padres, por lo que sus hijos podrían haber actuado como conductos microbianos.

Asimismo, comprobaron que a medida que pasaban los años viviendo juntos, los parecidos entre el sistema inmunitario de la pareja se hacía cada vez más grande. Aunque las causas no están claras, estos científicos tienen una serie de teorías. Primero, cuando dos personas conviven tienden a adoptar estilos de vida similares, desde la dieta hasta el sueño,lo que genera una gran relevancia en la salud y el sistema inmune.

Por otro lado, la contaminación puede afectar también negativamente este tipo de procesos, por lo que dos personas que vivan en el mismo lugar estarán igualmente afectadas. Además, la convivencia en general y la vida en pareja llevan a compartir un gran número de microorganismos, tanto a nivel de la flora bacteriana como de contagio de enfermedades, llevando también a una modulación similar de la respuesta inmunológica.

Tomado de El Espectador.