A propósito del paro convocado de los maestros… ¿Quién tiene la razón?

Cuando pensaban que ya este país había tenido demasiadas manifestaciones sociales y marchas de diversos sectores, surge esta nueva propuesta por el representante de FECODE  de una manifestación y paro, la cual sería a su vez  convocada por los maestros miembros , en la cual exigen garantías para el regreso a clases, con todos los protocolos de bioseguridad decretados y establecidos para garantizar la seguridad y salubridad de los niños y catedráticos que retornan hacia las instituciones educativas urbanas y rurales. 

Desde este martes y miércoles se esperan varias manifestaciones multitudinarias de maestros, exigiendo al Gobierno Nacional que oportunamente suministre a cada institución educativa los recursos físicos y pecuniarios en pos de lograr que los estudiantes regresen a clases, a sabiendas de que, en cuestión de clases presenciales, no existen aún garantías mínimas de bioseguridad, poniendo en riesgo la salud de los docentes y estudiantes.

Esta situación era de esperarse considerando que desde que el Gobierno dio a conocer los requerimientos para el retorno paulatino a clases en julio pasado, el gremio de  Docentes declaró  su rechazo ya que consideran que se necesitan significativas inversiones por parte del Gobierno  para que los colegios públicos abran sus puertas y asegurar la salud de los estudiantes y docentes en medio de la  pandemia que aún sigue vigente, el director de Fecode Nelson Alarcón afirmo: “el Gobierno dice que giró 92.000 millones, en realidad fueron 88.000, y son recursos que son insuficientes teniendo en cuenta las grandes necesidades en infraestructura”.

Sumado a lo anterior, los docentes también protestan para exigirel respeto por la vida de los líderes sociales y el respeto al derecho de  la protesta pacífica en el país,explicó Alarcón. “Reitero, nosotros no estamos en contra de volver a las aulas, es lo que más queremos, pero no existen las condiciones de bioseguridad mínimas”, añadió. Cabe resaltar  que Fecode ya adelantó el pasado12 y 13 de agosto un paro Nacional impulsado por los mismos móviles, es decir, el respeto a la vida de los líderes sociales asesinados y el derecho a la protesta pacífica.

Tal como muchos esperan, es posible que este miércoles sea el punto máxime  de las manifestaciones, ya que se convocó a un paro Nacional en el que se sumarán varios sectores como las centrales obreras, las organizaciones estudiantiles, la minga indígena, entre otros movimientos sociales, los cuales ya están hartos de que el Gobierno no atienda sus llamados oportunamente.

Ahora bien, ¿quién tiene la razón? ¿Qué está haciendo el gobierno de Duque para resolver las inquietudes y reclamos de los maestros? ¿Es viable y justificable el accionar del gremio de docentes frente al silencio reiterado del  Gobierno Nacional?

Ante la renuencia del presidente Duque de sentarse a dialogar con los diferentes grupos, como los estudiantes, los de la minga, entre otros sectores,  es un hecho que los maestros saldrían a las calles a exigir respeto por los derechos a la educación y a la salud, y más si se tiene en cuenta, que es deber Constitucional del Presidente como jefe de estado y jefe de gobierno atender las necesidades de la población, especialmente de la población vulnerando, presentando en sus diálogos abiertos o conversatorios con diferentes representantes de los gremios mencionados, propuestas o alternativas de solución y ponerse de acuerdo recíprocamente en el marco de la democracia. Por lo tanto, no se justifica que haya renuencia o negativa  por parte de la Presidencia de la Republica hacia los sectores vulnerados como son los indígenas de la minga, organizaciones estudiantiles  y los docentes quien  con su esfuerzo y dedicación diaria  forman a los jóvenes en conocimiento y cultura.

Por otro lado, el artículo 2 de la constitución política establece: “Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo”.

Así mismo el articulo 3 superar reza: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes…”.

De manera que, no es caridad sino  DEBER CONSTITUCIONAL DEL PRESIDENTE, quien representa la unidad Nacional, servir a la comunidad en general, escuchando y atendiendo  las propuestas y quejas de los sectores vulnerables y proporcionales soluciones o alternativas que les ayuden a mejorar su situación socioeconómica y/o política actual, dentro del marco de los derechos humanos y garantías consagrados en la carta magna y con el fin de garantizar la eficacia de los principios consagrados en la misma.

En síntesis, el llamado es, con asiento en el  respeto a los derechos humanos,  a un conversatorio pacifico, moderado, con fundamento en la democracia, en el que se expongan las problemáticas socioeconómicas  que afectan a los distintos sectores, sin que medien excusas para ello. Un dialogo civilizado no es mucho pedir. La solución está en atender de los llamados de los gobernados y brindar soluciones, ya que, como dijo una vez el expresidente de E.E.U.U Abraham Lincon: la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Compartir en

Los comentarios están cerrados.