Aberrante movimiento mundial de los pedófilos contra los niños

Mientras que en Colombia cursa un proyecto de ley que ya pasó el séptimo debate, el cual, busca la cadena de perpetua para violadores; en el mundo, surge otra pandemia bajo la premisa de un movimiento nefasto y perverso que hace apología a los delitos sexuales contra los niños, y tiene como objetivo acabar con la inocencia, sueños, integridad, la dignidad y en el peor de los casos, con la vida de nuestros niños.

Estamos viviendo tiempos de subversión de valores, donde lo malo lo están disfrazando como algo bueno y llamativo, destruyendo el núcleo de la sociedad y las buenas costumbres, con acciones y pensamientos que atacan como embates el mundo y subsume a las personas en la decadencia de un mundo hostil.

Dicho movimiento aberrante es el MAP por sus siglas en inglés (minor-attracted-person) personas atraídas por menores, pretende que se apruebe la pedofilia, y que sea removida de la lista de trastornos mentales de la OMS, que sea aceptada como orientación sexual y que la incluyan dentro de la comunidad LGTBQ+, poniendo en un estado de indefensión a los niños, para así satisfacer y darle vía libre a todos los oscuros deseos de pedófilos y abusadores sexuales.

Unos de los turbios discursos de este movimiento es que la persona “puede tener 40 años y enamorarse de una niña de 12 años”, para sentirse en completa libertad y expresarse como dicte su corazón.

El MAP, es una sigla mediante el cual estas personas quieren diferenciarse de los pederastas, porque según ellos, la atracción que tienen hacia los menores no configura ningún tipo de delito, sino que es una orientación sexual.

La bandera que representa este movimiento está compuesta por los colores rosado, azul, blanco y amarillo: El rosado representa a las niñas, el azul a los niños, el blanco del centro pretende significar que su atracción a los menores de edad no es impura y el amarillo, hace referencia a las etapas de crecimiento de los menores.

Es una muestra clara que el mundo no está evolucionando, más bien lo que esta es involucionada; y va en camino a su propia destrucción, así como en los tiempos de Sodoma y Gomorra.

Estamos en los tiempos en que las personas exigen derechos, pero hacen caso omiso a los deberes y se olvidan que los derechos también tienen límites, cuando afectamos los derechos de los demás.

Este nuevo movimiento pretende restringir la primacía de los derechos de los menores, en especial su dignidad y libre desarrollo.

En cuanto a lo abordado con anterioridad y por encima de lo espurio que este movimiento pretenda conseguir, la Ley 1098 del 2006 Código de la Infancia y la Adolescencia en su artículo 10, establece que La familia, la sociedad y el Estado están obligados a ser corresponsables y a que nuestras acciones sean conducentes a garantizar el ejercicio de los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes, así mismo, velar por su atención, cuidado y protección.

JAIRO ALVAREZ ALVAREZ

ABOGADO ESPECIALISTA Y LICENCIADO EN EDUCACION FISICA .

jairoalvarezalvarez@hotmail.com