Abril 22: Día mundial de la Tierra

Artículo de opinión de: Horacio Garnica

Horacio Garnica. Columnista de Río Noticias.

LA CARTA DE LOS VERDES MUNDIALES Y LA SABIDURÍA ECOLÓGICA, nos enseñan que somos ciudadanos del planeta tierra, y que nos une la consciencia de que dependemos de la vitalidad, diversidad y belleza de ella y que es nuestra responsabilidad legarla sin deterioro a las próximas generaciones.

Contrario a lo recién afirmado; nos advierte que es preciso reconocer que las formas dominantes de producción y consumo están causando un deterioro extremo en el medio ambiente y una extinción masiva de las especies y ecosistemas vivos porque se basan en el dogma de crecimiento económico a cualquier precio, y en el despilfarro de recursos naturales sin tener consideración por la limitada capacidad de carga de la tierra.

En la hora de ahora y en la celebración del día de la madre tierra, es la oportunidad exacta para clamar la consciencia de la humanidad, sobre el uso sostenible del globo terráqueo, en consecuencia el uso sostenible garante de la reposición de los recursos renovables, el uso responsable y sostenible de los recursos no renovables. Es un imperativo categórico: proteger y restaurar la integridad de los ecosistemas de la tierra, con singular preocupación por la biodiversidad y por los distintos procesos naturales que sostienen la vida.

Es propicio el tiempo para solicitar, que la CARTA AMBIENTAL INTERAMERICANA de la Organización de Estados Americanos, que reconoce a la Madre Tierra como un ser vivo con derechos, deje de ser simplemente letra de papel, y se decida a emprender la protección, conservación, restauración y uso sostenible de la misma. Tarea nada fácil porque significa enfrentar a las potencias responsables de la degradación de la vida humana y ambiental, debido a la prioridad que le otorgan a propósitos económicos y políticos.

Cada Estado Miembro de la Carta Ambiental Interamericana, establece el correspondiente orden jurídico pertinente, a fin de garantizar los derechos de la Tierra, sancionar a las personas naturales o jurídicas que le causen daño y velar por su reparación. Al parecer a Colombia le falta avanzar en legislación ambiental. Es poco lo que existe y si existe no se conoce, ni se hace una pedagogía sobre esta legislación, como tampoco se fomenta la educación ambiental. De las normas que existen no se hacen cumplir; tal es el caso de las Sentencias emanadas de la Corte Constitucional sobre los humedales, tanto autoridades como latifundistas le han hecho! MAMOLA! a la jurisprudencia en mención.

Tenemos un ministerio del medio ambiente apagado; no suena ni truena; las Corporaciones Autónomas Regionales andan supuestamente en otro paseo, algunos departamentos, lo más notorio, que han hecho es servir para enriquecer a unos sagaces gerentes.

Otra instancia de orden jurídico para velar por la efectiva defensa de los derechos de la Madre Tierra, es LA CORTE INTERAMERICANA PARA LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA, institución que es muy poco conocida su existencia y menos su encargo misional. Los Estados miembros de la CARTA AMBIENTAL INTERAMERICANA, tienen las siguientes obligaciones: Fomentar e impulsar en cada Estado todo tipo de investigación científica y técnica, y de los conocimientos y saberes ancestrales de los Pueblos Indígenas, con el fin de avanzar en el estudio y evolución de la sostenibilidad en cada uno de los territorios

Le corresponde también a cada Estado la obligación de unificar acciones para regular con efectividad todo lo atinente a:
-La fauna y flora que se encuentran en peligro de extinción.
-La contaminación de las aguas marinas por derrame de hidrocarburos.
-La protección de la capa de ozono.
-Las maderas tropicales y su reforestación.
-La contaminación producida por el transporte de mercancía entre Estados.
-La regulación en materia de desechos sólidos y peligrosos, así como todo lo que tiene que ver con los movimientos transfronterizos.
-La regulación al acceso de recursos genéticos.
-La contaminación radiactiva.
-La protección de los acuíferos naturales.
-La protección de los suelos de la erosión
-El establecimiento de políticas tendientes al control de plagas y enfermedades. DÓNDE ESTÁ EL MINISTRO DEL MEDIO AMBIENTE, por lo menos opinando sobre la pandemia de hoy?.
-La realización de estudios que permitan decretar espacios que tengan un importante valor escénico y paisajista, a fin de promover el ecoturismo, así como la recreación en ambientes sanos.
-Todo lo relativo con las acciones de mitigación y adaptabilidad del cambio climático.
-Y, todas las que puedan afectar gravemente el ambiente en general.

No olvidemos que como ciudadanos y ciudadanas del planeta, nos une la consciencia de que dependemos de la vitalidad, diversidad y belleza de la tierra; no obstante; ciento de millones de congéneres sufren desnutrición, no porque no haya el alimento necesario, sino debido al acceso desigual a la tierra, porque algunos avarientos terratenientes, en algunos casos por diferentes procedimientos y formas se han apoderado de inmensas cantidades de hectáreas de la Madre Tierra, en muchos casos tierras improductivas, y hasta tierras obtenidas con la propuesta de que: si no me la vendes, se la compro a la viuda, y lo peor por un valor impuesto a punta de fusil.

Lamentablemente la Madre Tierra, sin quererlo, es un hirviente caldo de cultivo de la violencia en Colombia; la garantía y protección de los derechos de ella, dependerán de quien la posea. No, obstante las tierras públicas tampoco tienen la debida protección. Ojalá la CARTA AMBIENTAL INTERAMERICANA sirva para hacer realidad la efectividad de sus propósitos.

Hay que defender el planeta tierra, y por qué no, prepararnos para defender la Luna, antes que el presidente Trum, la declare propiedad de los Estados Unidos

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App