Alias “Messi” y sus negocios en el fútbol. Involucra a exjugadores profesionales

La captura del empresario antioqueño Jhon Fredy Zapata Garzón, alias Messi, realizada esta semana por unidades de la Dijín de la Policía, no solo desajustó otra pieza del entramado delictivo fraguado por el Clan del Golfo que orienta Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, sino que encendió las alarmas sobre otro escenario en el que sus fichas claves se mueven con propiedad: el fútbol. El hecho quedó al descubierto en desarrollo de la investigación judicial, a través de interceptaciones telefónicas a él, su entorno familiar y su círculo de colaboradores, donde también quedó el registro de movimientos y tratativas por derechos deportivos de jóvenes jugadores.

“Las familias de los muchachos no sabían quién era alias Messi, ni que a través de la venta de jugadores se estaba lavando plata”, comentó esta semana el director de la Dijín, general Fernando Murillo, quien resaltó que los nombres de los equipos no se pueden divulgar porque se trata de una línea de investigación en marcha, pero que incluso la red de testaferros de Messi tenía relación con exjugadores profesionales. El oficial explicó que Zapata Garzón apoyaba la representación de jóvenes futbolistas sumando dineros del Clan del Golfo y que, en el negocio de la venta de jugadores, eran más apetecidas las ligas de segunda división “porque no están en el radar”.

La señal de alerta sobre los movimientos de alias Messi en el mundo del fútbol llegó a las autoridades a través de dos personas de su entorno: su tío Luis Eduardo Zapata, en cuyas conversaciones telefónicas se evidenciaron contactos con técnicos, jugadores y representantes deportivos; y Euclides Correa Salas, compañero sentimental de su hermana Tatiana Zapata y, según la Dijín, testaferro y hombre confianza de Messi en su condición de representante legal de una de las empresas esenciales de su emporio económico: Distriecor S.A.S. y Construrama Distriecor, dos firmas con elevadas utilidades que, según las autoridades judiciales, no tienen explicación.

En una de las conversaciones interceptadas, el 6 de mayo de 2019, durante un diálogo entre Luis Eduardo Zapata y Euclides Correa, el primero le hizo saber al segundo que se había reunido con un japonés interesado en llevar futbolistas colombianos a ese país asiático: “Hablamos bastante para abrir ese mercado. Usted sabe que los japoneses son gente correcta. Entonces quedamos en buscar jugadores. Le dije que yo trabajaba con unas personas acá en Colombia y una en Brasil. La verdad, lo que yo hago (…) Y bueno, necesitamos saber las necesidades porque se necesita enviar unos jugadores a prueba y las condiciones, porque eso es muy caro”, advierte Zapata.

En medio de la charla, Zapata le comenta a Correa que la situación en Córdoba está muy “peluda” y que le están cobrando extorsión a todo el mundo, pero a renglón seguido afirma: “Tenemos que reunirnos para saber qué vamos hacer, porque yo tengo que ir a Brasil y a Argentina, si vamos a seguir con este proyecto. A mí me llaman los técnicos para que vaya a ver jugadores en Cali, Medellín y Bogotá”, concluye Zapata. Trece días después, Euclides Correa vuelve a hablar con Luis Eduardo Zapata para comentarle que Messi tiene “un muchacho disponible para llevar” y que Camilo está en prácticas porque el 40 % del jugador es de ellos.

A estas conversaciones se suma un tercer interlocutor, quien le habla a Euclides Correa de otro joven que quieren llevar a la sub-20 de un equipo profesional, y aparecen nuevos diálogos en los que se refieren a un joven de trece años que se puede meter a un equipo profesional reconocido sin invertir mucho, de la necesidad de hablar con el técnico de la sub-20 y de que ya Jhon Freddy Zapata (Messi) mencionó la necesidad de buscar una licencia de representación de futbolistas a escala nacional y mundial. El director de la Dijín reveló esta semana que se detectó también que se estaba formando una escuela de formación deportiva en Urabá para consolidar el negocio.

Es abundante el material probatorio de las autoridades respecto a los movimientos de alias Messi y sus asociados en el mundo del fútbol. En otra conversación interceptada, se oye a sus colaboradores decir: “Y ahí está en el Real Cartagena, o sea, no está en un equipo aficionado, sino en uno profesional. Que se le den las cosas eso ya no es un problema tuyo ni mío sino de él, que lo saquen del Real. Ayer lo llamé y no contestó. Yo le he dicho que no dé papaya, que siga trabajando. Le dije: ‘Te veo sin ganas’. Ustedes se gastaron ciento y pico de millones en Alianza Córdoba, un club aficionado. El Real Cartagena es un equipo profesional y es solo una persona”.

En un nuevo diálogo se menciona a un joven mediocampista de veinte años, oriundo de Apartadó (Antioquia), que milita en el club de segunda división Náutico Capibaribe. Al indagar por su nombre, que se omite a petición de las fuentes, el portal especializado en fichajes de jugadores Transfermarkt.co dice que ese joven deportista jugó apenas 21 minutos en el equipo sub-20 de Santa Fe en 2019. Ese mismo año fue vendido al América de Brasil, un club que juega en la serie B de ese país, pero en ese club solo duró pocos meses ya que en 2020 fue vendido al Náutico. El portal web no señala cuánto valieron los dos movimientos referidos.

En la época de la interceptación telefónica, hacia mayo de 2019, así quedó el registro de otro comentario sobre el mediocampista: “El técnico le dijo a Luis, de los tres extranjeros el mejor es el colombiano. Garete me dijo que ese muchacho llega porque llega. Yo lo veo siendo selección Colombia en un par de años. Para los Olímpicos. Es que el fútbol es con plata y con paciencia. El representante Luis Felipe Pozo antes de vender por segunda vez a Wilmar Barrios (al Zenit de Rusia) se gastó un platal viajando a Argentina (…) Tú sabes que el 40 % del jugador es nuestro (…) jugadores anónimos; eso es para vender en el fútbol colombiano”.

El modus operandi de alias Messi en el mundo del fútbol, según explicó una fuente consultada, es similar al que usan las mafias de los Balcanes: “Por ejemplo, compran el pase de un jugador por $300 millones, pero dentro del sistema de transacción aparece que la compra fue por $150 millones. Zapata se mete en la mitad de la relación de los jugadores con los clubes y ahí también, en sus contratos por representatividad, mete dinero de las Agc. Aunque también hay venta de jugadores a equipos de primera división, son más apetecidas las ligas de segunda división, porque no están en el radar”, precisó el uniformado.

onocedor de los negocios en el fútbol profesional colombiano comentó a este diario: “Es claro que estos mafiosos van cebando a los futbolistas. Les dan guayos, les dan apoyo para el transporte, para el arriendo y la comida. Después, cuando los deportistas surgen en las ligas profesionales, terminan hablando de porcentajes. Muchas veces se hace en medio de los convenios deportivos que firman los clubes aficionados con los equipos profesionales y se transfieren jugadores en el fútbol local o al exterior. Esa es la jugada, nadie rastrea a los clubes aficionados. ¿Esas transferencias cómo se detectan? Ese es parte del problema en el actual sistema”.

No existen conclusiones definitivas respecto a cuántos jugadores de fútbol en divisiones menores han patrocinado o respaldan alias Messi y su círculo de colaboradores con dineros que, según la Dijín, tienen origen en la red de testaferros del Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanistas de Colombia. Según la Policía, hay evidencias de ofertas de jugadores a Argentina y México. Ahora le corresponde a la Fiscalía continuar las pesquisas y, en la tarea por convencer a la justicia de que alias Messi debe ser llevado a juicio, establecer también el alcance de sus tentáculos en el mundo del fútbol juvenil, que seguramente exploran con ánimo de lavado otras organizaciones ilegales.

Messi está a la espera de ser trasladado a la cárcel La Modelo, luego de que fuera enviado a prisión preventiva y le imputaran los cargos de concierto para delinquir, lavado de activos y enriquecimiento ilícito. Este apeló la medida de aseguramiento contra él, pero la Corte negó su petición.

Compartir en

Comments are closed.