Alrededor de 500 desplazados luego de masacres en San José de Uré

La situación de los desplazados es bastante preocupante ya que no cuentan con ninguna clase de protección para evitar la propagación del coronavirus en esa localidad del sur de Córdoba.

Por lo menos 500 personas, llegaron desplazadas al perímetro urbano del municipio de San José de Uré, procedentes de la zona rural de esa localidad, tras registrarse dos masacres en menos de 48 horas.

Los desplazados, entre los que se hallan muchos niños, se encuentran hacinados en un polideportivo que no cuenta con dormitorios ni servicio de agua y tampoco baños para hacer las necesidades fisiológicas.

Estas personas campesinas, en su mayoría de color negro, llegaron de la vereda La Cabaña y zonas aledañas del corregimiento de Versalles, donde hubo la primera masacre. También habrían llegado del corregimiento de Puerto Colombia, donde hubo otros tres muertos.

Los ultimados a balas

Las últimas personas asesinadas fueron halladas el martes 28 de julio a un lado de la vía en Puerto Colombia. Los asesinados fueron identificados como Luis Mario Payares Cali, de 16 años; Yorvis Yesid Velarde Vergara, de 15 años y John Jairo Velarde Ándica, de 46 años.

Estas personas habrían llegado del vecino municipio de Montelíbano y fueron ultimados a balas por ingresar a ‘zona prohibida’, dominada por grupos armados ilegales. Aparentemente los crímenes habrían sido cometidos por el Clan del Golfo, que adelanta una lucha por el territorio con los Caparros.

Las otras tres personas de una misma familia fueron asesinadas por el otro grupo armado, en la madrugada del lunes 27 de julio, en la vereda La Cabaña, corregimiento de Versalles, en el mismo municipio de San José de Uré.

En el lugar resultaron muertos Vitaliano Feria Morales, de 66 años; la esposa de este, Elizabeth Melendres, de 64 años y Edinson Melendres López, de 36 años. Luego de estos hechos se registró el desplazamiento de varias familias hacía la cabecera municipal de San José de Uré.

El director de la Fundación Cordoberxia y dirigentes de derechos humanos en Córdoba, Andrés Chica Durango, al tiempo que rechazó los hechos, dijo que, al parecer hombres de los Caparros, grupo paramilitar que delinque en el territorio, masacró a esa familia. Luego fueron casa por casa amedrentando a los demás habitantes, para que desocuparan la vereda a más tardar la una de la tarde del lunes 27 de julio. 

Agregó que esta situación había sido advertida por la Defensoría del Pueblo, regional Córdoba, en alertas tempranas en diciembre de 2019. “Es penoso decir que esto fue advertido por la Defensoría del Pueblo; y que en febrero circuló un panfleto, donde este mismo grupo armado, decía que iba a perpetrar la masacre, como hoy lo han cumplido”.

En ese contexto, el dirigente de los derechos humanos, solicitó a los gobierno Nacional, Departamental y Municipal, garantías para la vida integral de las familias desplazadas y de todas las personas residentes en el municipio de San José de Uré.

El comandante de la Séptima División del Ejército, mayor general Juan Carlos Ramírez Trujillo, dijo en su cuenta de twitter que “incrementan las operaciones para capturar a los responsables y @PolicíaColombia adelanta las investigaciones de los hechos”.

Tomado de: Burbuja Política

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App