Antinarcóticos han logrado identificar más de 1.400 métodos utilizados por narcotraficantes para ocultar drogas en aeropuertos

Según una investigación divulgada por el periódico El Tiempo, la Policía antinarcóticos ha logrado identificar 1.486 métodos utilizados por narcotraficantes para ocultar drogas en el paso de aeropuertos para luego comercializarla en otros países.

Aunque los métodos comunes varían desde maletas de doble fondo, ocultar la droga en la comida o usar ‘mulas’, como le llaman a las personas que ofrecen sus cuerpos para transportar droga dentro de ellos, hay más de mil métodos que las autoridades han clasificado en diez categorías.

“Por el valor que tiene la droga afuera, es tal el afán de llevar la cocaína y heroína al exterior que nos hemos encontrado con modalidades que podrían ser de récord Guinness”, manifestó un integrante de las autoridades antinarcóticos a ese diario, al explicar que a esta práctica de ocultamiento de estupefacientes la habían denominado como ‘narcomimetismo’.

Según las autoridades, los narcotraficantes han creado decenas de técnicas para lograr que sus ‘mulas’ salgan y lleguen sanas y salvas para entregar ‘los encargos’ que, en su mayoría, son de cocaína.

Varios de los métodos utilizados en el transporte de estas sustancias ponen en riesgo la salud de las personas que, bajo la promesa de ganar una recompensa de altas cantidades de dinero, ponen su bienestar en peligro. El investigador recordó algunos casos que terminaron muy mal, como el de una mujer que perdió uno de sus senos cuando intentaba llevar cocaína líquida dentro de sus prótesis mamarias, hace unos cuatro o cinco años, contó él.

La mujer, que iba acompañada de otras dos, fue detenida por la Policía en el aeropuerto José María Córdova cuando se notó que su camisa tenía varias manchas de sangre. “Estaba infectada, y su situación médica llevó a que le amputaran uno de los senos para salvar su vida. Cuando se recuperó, enfrentó cargos y fue a la cárcel”, relató al diario uno de los investigadores.

Según la Policía Antinarcóticos, hay algo todavía más preocupante en ese tipo de casos, pues se presume que los procedimientos quirúrgicos a los que son sometidas estas mujeres para recibir los implantes mamarios se hacen bajo condiciones paupérrimas: en cuartos de hotel o apartaestudios que no cuentan con las condiciones básicas para realizar este tipo de cirugías, lo que podría ocasionar la muerte de las mujeres, que estarían en riesgo de adquirir una infección grave.

Según cuentas de la Policía Antinarcóticos, que lleva más de 30 años haciendo estudios y creando una base datos comunes para trabajar en contra del transporte de drogas, las mujeres involucradas en estos casos tendrían un promedio de edad de entre 20 y 28 años.

A esta modalidad, que hace que las mulas llevan la droga en su interior, incluso transportándola en el estómago luego de ser ingerida, o introducida al cuerpo por vía anal o vaginal, se suman otras cuatro, que también involucran personas que podrían afrontar condenas de hasta 12 años de cárcel, dependiendo de la cantidad de gramos transportados.

Según la Policía Antinarcóticos, una persona podría llevar consigo entre 1 y 3 kilos de drogas, dentro del cuerpo o bajo la modalidad de adheridos, que significa llevar láminas rellenas de droga pegadas al cuerpo. Para ejemplificar esto, el investigador que habló con el diario trajo a colación el caso de una mujer que, en septiembre de 2013, intentó pasar dos kilos de cocaína en una barriga falsa hecha de látex. La mujer, de origen canadiense, alegaba que tenía 7 meses de embarazo.

A su vez, recordó el caso de un hombre colombiano capturado en el aeropuerto de Barcelona que intentó pasar un kilo de cocaína escondido bajo un peluquín que llevaba puesto. O el caso de una pareja que, vestidos de sacerdote y monja, llevaban debajo de las sotanas, y pegadas a sus cuerpos, cinco kilogramos de coca en el Aeropuerto El Dorado de Bogotá.

Otras formas en las que han sido capturadas personas utilizadas como correos humanos de droga, tiene que ver con el uso de elementos al parecer necesarios para su transporte o para su comodidad.

En octubre de 2019, en Rionegro, se incautaron tres kilos de coca que iban ocultos en la estructura de la silla de ruedas de una mujer de 81 años, caso parecido al de un hombre que, alguna vez, cuenta el investigador, fue detenido en Bogotá, cuando se disponía a viajar a Nueva York, mientras llevaba dos kilos de cocaína escondidos en la prótesis de su pierna.

Por el otro lado, se han encontrado, bajo la modalidad de encomiendas, varios kilos de cocaína y otras drogas en las bodegas de carga de los aeropuertos. Según narró la policía antinarcóticos, en abril de 2019, se encontró, en las bodegas del aeropuerto El Dorado, una encomienda con destino a Cali en la que se encontraron 1.896 gramos de ‘tusi’ dentro de una biblia, objetos que son comunes para el tráfico de drogas, según explicó el investigador, porque se considera que, a través de esos elementos puede pasar desapercibida.

“Es cotidiano encontrar imágenes religiosas talladas en cocaína, especialmente vírgenes”, comentó el investigador que también destacó un caso en Brasil, en donde habían reemplazado los chicles de una caja de dulces por 4.700 gramos de cocaína, la droga que más se produce en Colombia según la ONU.

Compartir en

Comments are closed.