Asesinan a joven de la guardia indígena

El año 2020 se ha caracterizado, además de la pandemia, por los constantes atentado contra líderes sociales, indígenas y defensores de los derechos humanos. Esta vez, se conoció el asesinato de un guardia indígena, de apenas 22 años de edad, identificado como Freiner Lemus, quien perdió la vida este domingo. De acuerdo con las autoridades, los hechos ocurrieron en la vereda Guadualejo, Resguardo Indígena de Togoima, zona rural del municipio de Páez, en el oriente del departamento caucano.

Miembros del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) aseguraron que el joven murió a manos de un banda armada, que arribó a un establecimiento del corregimiento en el que Lemus se encontraba departiendo y lo acribillaron hasta quitarle la vida.

Pese a estos señalamientos, aún no hay información oficial sobre las causas del fallecimiento o sobre los autores materiales del crimen. Tras el siniestro, la fuerza pública se trasladó al lugar de los hechos donde analizaron la situación y después de presencia del fiscal Héctor Buyumus y la suplente Estela Liz, procedieron a ordenar el levantamiento del cuerpo del líder asesinado.

“Seguimos rechazando esta violencia sistemática en contra de quienes son parte de las comunidades y han ejercido como autoridades”, aseveró el coordinador de Derechos Humanos del CRIC, Joe Sauca, quien añadió que él y su comunidad rechazan estos constantes hechos de violencia en el departamento.

Por su parte, la Asociación de Autoridades Ancestrales Nasa Çxhaçxha expresó su indignación sobre los hechos ocurridos y aseguraron que “lo único que generan es dolor, rabia y tristeza acabando con la vida de las comunidades y afectando los propósitos e intereses de los planes de vida de cada espacio territorial”, denuncian en un comunicado para la opinión pública.

Tras el crimen, el Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz (Indepaz) alertó que con el asesinato de Lemus la cifra de líderes sociales asesinados aumentó a 292 en lo que va del 2020.

Días antes del suceso, los indígenas de ese corregimiento del Cauca habían convocado una junta el día de hoy, 14 de diciembre en la vereda Los Laureles para discutir temas relacionados a la comunidad. Sin embargo, por el fallecimiento del joven decidieron aplazarla.

La Fundación Paz y Reconciliación, que ha hecho seguimiento a las masacres perpetradas en el país, ha explicado a Infobae que estos actos de violencia se han recrudecido en poblaciones con procesos de organizaciones afro, indígenas y campesinas consolidadas, donde las estructuras criminales al margen de la ley luchan por la legitimidad de sus habitantes.

Eso explica que el Cauca, según el Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz (Indepaz), sea el segundo departamento con más masacres en el país (10), solo después de Antioquia (15), donde hace menos de 15 días asesinaron a Jhon Jairo Guzmán, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de el Tesorito, en el municipio de Tarazá, por actuar igual que Álvaro Narváez: en pro de la población.

Solo este año, Indepaz tiene documentadas más de 70 masacres, en las que 278 personas han sido asesinadas, doblando las cifras del año pasado, cuando se registraron 35 matanzas, que les costó la vida a 113 personas, según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Compartir en

Comments are closed.