“Atenida”, renuncie

El país atraviesa una de las divisiones más alarmante de su historia y es tanto el grado de polaridad que es aprovechada por todos los actores que participan en la dinámica Política, económica, social y de orden público. Pero los culpables de tantas impunidades de lado y lado somos nosotros los colombianos que dependiendo de qué lado estemos nos encargamos de patrocinar tantos actos de corrupción, y precisamente eso es lo que ellos quieren, es el típico modo de operar, si lo hacen ellos lo hago yo, igual mis seguidores se encargan de bajar el impacto de lo que haga mal.

¿Pero dónde queda la capacidad de análisis y criterio argumentativo de los colombianos?

La respuesta es: en su ego; ya no se hace un debate sano y rico y nos limitamos a sacar a relucir las excusas, el ejemplo más claro es el de Martha lucia Ramírez vicepresidenta de Colombia, la misma que nos trató de atenidos, ahí se muestra lo alcahueta que somos, ella debe renunciar y ahorrarle al país otro desgaste de parte y parte en un tema de carácter ético, Colombia no merece un funcionario que en redes sociales anunciaba una lucha incansable contra el narcotráfico, mientras callaba y ocultaba lo de su hermano, cuando decidió emprender un negocio turbio, de esos mismos que ella a voces tildaba y reprochaba, pero a la vice se le olvido contarnos a todos ese pequeño detalle.

Pero el debate y la discusión se pierde cuándo nos acostumbramos a ver día a día éstos episodios de vínculos de nuestros mandatarios en malas compañías, y esto va para la izquierda, para la derecha, también para el de centro, y se pierde cuando tapamos la falta del de izquierda con lo que hace el de la derecha o centro.

Ahora no hay malas actuaciones y los que salen en las fotos eran grandes empresarios de la época. ¿Cuándo se nos iba a ocurrir que esas personas emprendedoras andaban en malos pasos?, y que decir de los delitos de sangre, eso fue él, yo no, y así nos movemos por Colombia reclutando fanáticos que hacen el trabajo sucio para limpiar nombres.

Es necesario que desde la cátedra se infunda el pensamiento crítico argumentativo, libre de inclinaciones sectarias que estropean la ética y la moral; es hora que como ciudadano alce mi voz de protesta y pida la renuncia de todo aquel funcionario público que ponga en duda la institucionalidad del Gobierno colombiano y su parcialidad y objetividad frente a los actos de corrupción.

¡Atenida, renuncie! que en un próximo Gobierno la veremos, usted sabe perfectamente cómo moverse de mandatario a mandatario.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App