Biden llama a la igualdad y a la reconciliación en su posesión como presidente de EE.UU.

El demócrata Joe Biden se convirtió este miércoles en el presidente número 46 de la historia de Estados Unidos, al jurar el cargo en la ceremonia oficial de investidura ante las escalinatas del Capitolio y en medio de grandes medidas de seguridad. A las 11.50 de la mañana, Biden comenzó el juramento con el que se compromete a “preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos”.

“Así que Dios, ayúdame”, exclamó Biden al término del juramento.

Biden juró el cargo sobre la misma Biblia que ha utilizado con ese fin durante toda su carrera política: un enorme tomo que es propiedad de su familia desde 1893 y que mide casi 13 centímetros de ancho (5 pulgadas).

El presidente electo se apoyó por última vez en esa Biblia para jurar en 2013 su segundo mandato como vicepresidente estadounidense, cargo que ejerció entre 2009 y 2017 con Barack Obama como presidente. Obama presenció a pocos metros de distancia el juramento del que fuera su mano derecha en la Casa Blanca.

El juramento del cargo fue tomado por el juez John Roberts, presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos. La investidura se celebra con un público reducido debido a los protocolos para evitar los contagios por covid-19, y un dispositivo de seguridad sin precedentes en la historia del país, con hasta 25.000 militares desplegados en Washington.

La ciudad está en máxima alerta desde que el pasado 6 de enero cientos de seguidores radicales del presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, asaltaran el Capitolio, un suceso que conmocionó al país y que arrebató la vida a cinco personas, incluido un policía. Rompiendo con la tradición, Trump no asistió al acto de investidura de su sucesor y puso rumbo a su mansión privada en Palm Beach (Florida), estado donde llegó poco antes del inicio de la ceremonia.

El vicepresidente saliente, Mike Pence, sí asistió al acto, a la que también acudieron la mayoría de los legisladores estadounidenses y anteriores mandatarios, como George W. Bush (2001-2009) y Bill Clinton (1993-2001), junto a sus respectivas esposas, Laura Bush y Hillary Clinton.

«Este es el día de los Estados Unidos. Este es el día de la democracia. Un día de historia y esperanza… de renovar y resolver», dijo Biden al iniciar su discurso.

Al afirmar que Estados Unidos celebra el triunfo de una causa democrática y no de un candidato, expresó que, “la voluntad del pueblo ha sido escuchada y la voluntad del pueblo ha sido atendida. Aprendimos de nuevo que la democracia es preciosa, es frágil. Y, a esta hora, la democracia ha prevalecido».

En su discurso, Biden también aseguró que su país va a vencer «el terrorismo doméstico» y la ideología de la supremacía blanca. «Vamos a derrotar al extremismo».

Hizo hincapié en que trabajará en «restaurar el alma» y dijo que será un presidente para todos los estadounidenses.

«Esta es una gran nación, somos buenas personas y con el pasar de los siglos hemos logrado tanto y aún tenemos mucho más que lograr», indicó.

También envió un mensaje de unión al expresar: «les prometo que lucharé tanto por aquellos que no me respaldaron como por aquellos que lo hicieron».

Compartir en

Comments are closed.