Casi 600 dosis de la vacuna moderna son destruidas por un hombre

Ahora que las vacunas han empezado a aprobarse en varios países, los gobiernos enfrentan un enorme desafío: los grupos antivacunas. Sus mentiras, ha dicho en reiteradas oportunidades la Organización Mundial de la Salud (OMS), representan un serio problema para la salud pública.

Las consecuencias de este movimiento ya están empezando a verse en un momento en el que los casos de COVID-19 se han disparado en el mundo y en el que un nuevo linaje del virus, quizás más transmisible, está comenzando a inquietar a los científicos. El mejor ejemplo acaba de suceder en Estados Unidos: un farmacéutico descongeló intencionadamente casi 600 dosis de la vacuna de Moderna, aprobada por la FDA.

Stephen Brandenburg, de 46 años, se dejó llevar por la falsa información que ha circulado en redes sociales: creía que la vacuna podría cambiar el ADN de las personas y retiró los viales del refrigerador donde se encontraba durante dos noches consecutivas, las del 24 y 25 de diciembre.

La Policía de Grafton (Wisconsin) no tuvo más remedio que arrestarlo al descubrirlo. Ahora enfrenta cargos de primer grado de poner en peligro la seguridad, adulterar un medicamento recetado y daño criminal a la propiedad.

Pese a eso, el centro de salud donde trabajaba Brandenburg alcanzó a administrar algunas de esas dosis, según informó el grupo hospitalario Advocate Aurora Health. El sábado 26 de diciembre el hospital se dio cuenta de que las dosis habían estado a temperatura ambiente y las desechó, según el presidente del grupo médico Aurora, Jeff Bahr.

Según Bahr, los pacientes que las recibieron de que las vacunas que les suministraron no son dañinas, pero sí pueden ser “menos eficaces o no tener eficacia”.

Por el momento, el juez ordenó la liberación de Brandenburg con una fianza de US$ 10,000 con la condición de que entregue cualquier arma de fuego, no trabaje en el cuidado de la salud, no abandone el estado de Wisconsin y no tenga contacto con el centro hospitalario y sus ex compañeros de trabajo. Su audiencia está programada para el 19 de enero.

La vacuna de Moderna, de hecho, ya fue aprobada por la FDA de Estados Unidos y por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Hace unas semanas, los resultados de la fase III de su ensayo clínico fueron publicados en en The New England Journal of Medicine y muestran que el biológico tiene una eficacia del 94,1% y no presenta problemas de seguridad.

Compartir en

Comments are closed.