Chicho Serna, viuda e hijo de Pablo Escobar, a juicio en Argentina por lavado

Los acusan de lavar millones para un poderoso narcotraficante.

El exfutbolista Mauricio ‘Chicho’ Serna, así como María Isabel Santos Caballero y Juan Sebastián Marroquín Santos, viuda e hijo de Pablo Escobar, fueron llamados a juicio en Argentina por el delito de lavado de activos en ese país.

Así lo reportan este jueves varios medios argentinos, al hacer un recuento detallado de los hechos.

El caso

En la investigación judicial se menciona un «núcleo de blanqueo de capitales» diagramado por el colombiano José Bayron Piedrahita Ceballos y cuyo «representante y punto de contacto central» en Argentina es el empresario Mateo Corvo Dolcet, ya imputado en esta causa.

Según el documento judicial, Piedrahita Ceballos logró ingresar al mercado financiero argentino una millonaria suma de dinero que se sospecha «obtuvo por medio de las maniobras narcocriminales que llevó adelante desde -cuanto menos- la década de 1990″.

De acuerdo a los fiscales, existe documentación que acredita que Juan Sebastián Marroquín reconoció haber sido, junto a su madre, quienes presentaron a Piedrahita Ceballos como inversor de los proyectos que Corvo Dolcet llevaba adelante.

Según la investigación, Corvo Dolcet reconoció a favor de Marroquín Santos y Santos Caballero una comisión del 4,5 % del total de la inversión realizada.

El juez señaló que los fiscales entendieron que la viuda y el hijo de Escobar «efectuaron un aporte de carácter esencial para el cumplimiento de los objetivos criminales» de Piedrahita Ceballos y «estaban al tanto de la imperante necesidad de Corvo Dolcet de obtener inversores para financiar sus proyectos inmobiliarios«.

Los fiscales, además, vinculan a la mujer y al hijo de Escobar con otra supuesta maniobra de lavado posterior. En cuando a Serna, los procuradores «aludieron que hay sospechas razonables para afirmar que, con su accionar, también realizó una contribución esencial al delito de lavado de activos que protagonizaron Piedrahita Ceballos y Corvo Dolcet» en 2008.

De acuerdo a la investigación, una de las tantas formas en que Piedrahita Ceballos, también imputado en el caso, inyectó fondos en los proyectos liderados por Corvo Dolcet fue mediante el aporte de tres inmuebles que con anterioridad le había comprado a Serna, exjugador de la Selección Colombia y también de Boca Juniors.