Científicos buscan virus prehistóricos en el permafrost que se derrite por el cambio climático

Un laboratorio estatal ruso ha anunciado que está lanzando investigaciones sobre virus prehistóricos mediante el análisis de los restos de animales recuperados del permafrost fundido.

El laboratorio de biotecnología ruso Vektor, que se encuentra en una región remota de Siberia (y que ha desarrollado una de las vacunas contra la covid-19) ahora propone investigar virus de hace miles de años que podrían encontrarse en el permafrost.

Este laboratorio ha anunciado su intención de iniciar un proyecto para extraer y analizar paleovirus. Por ello comenzara a tomar muestras de cadáveres de animales extintos que se han encontrado preservados en el permafrost.

Pero ¿Qué es el permafrost? Es la capa de suelo permanentemente congelado en los niveles superficiales del suelo de las regiones muy frías o periglaciares como es la tundra. Está sobre todo en el hemisferio norte, donde cubre alrededor del 24% de la superficie terrestre.

El calentamiento global está produciendo que el permafrost se derrita y que se revelen hallazgos increíbles. El Ártico se calienta 2 veces más rápido que el promedio mundial, poniendo en peligro la vida silvestre local y liberando grandes cantidades de carbono a la atmósfera.

En este gran cementerio helado de la Tierra, se han encontrado perfectamente conservados mamuts lanudos, lobos del Pleistoceno, etc. Pero también se han encontrado hongos, virus y bacterias, algunos capaces de sobrevivir tras millones de años “dormidos”.

En el permafrost también se han encontrado múltiples cadáveres humanos, algunos con restos del virus de la mal llamada gripe española o incluso momias del siglo XVIII con síntomas de viruela.

En este último caso su estudio reveló restos de ácidos nucleicos parecidos a los del virus de la viruela, pero no significa que hoy sea viable y capaz de hacer enfermar a las personas.

En 2014, los investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia descubrieron el el Pithovirus sibericum, que llevaba al menos 30.000 años congelado y fue capaz de infectar amebas, sus víctimas, tras “revivirlo” en el laboratorio.

No obstante, los expertos apuntan a que es poco probable que cuantitativamente pueda afectar a la salud de los humanos que habiten en zonas cercanas y ven más peligroso la expulsión de gases de efecto invernadero y el aceleramiento del cambio climático.

No obstante, esta investigación se realiza en colaboración con la Universidad Federal de Yakutsk que ya analizó los restos de un caballo de la edad de hielo que se descubrió en 2009 en Yakutia con al menos 4.500 años de edad. Descifraron el genoma completo del caballo Verkhoyansk. Los investigadores analizaran también los restos de mamuts, alces, perros, perdices, roedores, liebres y otros animales prehistóricos.

Pero ¿para qué? Para intentar comprender mejor el funcionamiento de los virus, su resistencia al paso del tiempo y su evolución para mejorar el conocimiento sobre ellos.

Como curiosidad este laboratorio es uno de los dos únicos en el mundo que almacenan muestras del Variola Virus, el patógeno causante de la viruela, una de las dos únicas enfermedades infecciosas que el ser humano ha logrado erradicar.

Además fue un antiguo centro para el desarrollo de armas biológicas en la época soviética. Vektor ha desarrollado una vacuna contra el coronavirus, EpiVacCorona, que fue autorizada en octubre en Rusia y está programada para comenzar la producción en masa a finales de este mes. | Artículo publicado por la Doctora en Físicas, Mar Gómez.

Compartir en

Comments are closed.