Circular: apertura de establecimientos educativos

Los Ministerios de Salud y Protección Social y de Educación Nacional; expidieron la Circular Externa No. 0000026 de marzo 31 de 2021, sobre: APERTURA DE ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS. Dirigida a: Alcaldes, Gobernadores, Secretarios de Salud Municipales, Distritales y Departamentales; Secretarías de Educación Municipales, Distritales y Departamentales; Rectores de Colegios Públicos y Privados.

Los Ministerios antes mencionados; lo primero que sacan a relucir argumentativamente; son las normas legales que amparan sus competencias. No es del caso nombrarlas ahora. Todas traducen: “AQUÍ MANDO YO”. Y, es así aunque manden mal.

Lo segundo que sacan a relucir, lo hacen basados en conceptos de la UNESCO y del Instituto Colombiano de Neurociencias. Son conceptos fuera de contexto. Sería bueno leerlos en contexto.

Argumenta la Circular, que: “La UNESCO ha reiterado la necesidad de avanzar en la apertura de las instituciones educativas durante la pandemia en razón al impacto que el cierre de estas ha tenido sobre la salud física,

psicosocial y mental de los niños, niñas y adolescentes, generando un rezago en el aprendizaje, problemas de salud mental, y la profundización de las desigualdades educativas existentes”

El mayor impacto sobre la salud física, psicosocial y mental de los niños, niñas y adolescentes, no lo produce el cierre de las instituciones educativas como lo dice la UNESCO y lo dicen los Ministerios antes mencionados; lo produce la pandemia misma; y se hace extensivo ese impacto a otros sectores poblacionales que han perdido hasta los medios de subsistencia.

Además, el mayor y verdadero impacto sobre la salud física, psicosocial y mental de los niños, niñas y adolescentes de la mayoría de los establecimientos educativos públicos estatales del país; lo produce la pobreza y la vida de carencias de sus familias. Lo que a su vez genera inocultables rezagos en el aprendizaje y ahonda las desigualdades educativas existentes.

Los Ministerios de Salud y Protección Social y de Educación Nacional; supuestamente según la Circular en comento; están muy preocupados por la salud de niños, niñas y adolescentes; según ellos por la ausencia de clases presenciales. Al parecer el ministro de salud y la ministra de educación los desvela la preocupación por el estado de salud de niños, niñas y adolescentes. En el fondo la preocupación y la camorra de los “condolidos” funcionarios con el tema de la criminal alternancia, en la hora de ahora; es porque tienen la creencia de que los maestros se están ganando fácil los salarios. Y, además, por el cariñito que el Partido político del gobierno actual le tiene a los maestros. A su debido tiempo publicaremos el calvario que padecen los maestros en el cumplimiento de sus deberes escolares en medio de la letal pandemia.

La genial Circular, basada en lo expresado por la UNESCO y el Instituto de Neurociencias sobre que el cierre de los establecimientos educativos ha incrementado la violencia al interior de los hogares (no muestran estadísticas) y también ha incrementado la preocupación de los padres de familia respecto al comportamiento y el aprendizaje de los escolares. Al respecto podemos decir que la violencia al interior de los hogares o violencia intrafamiliar siempre ha habido y más en un país donde el propio Presidente de la República es consagrado enemigo del proceso de paz. La infinidad de problemas y carencias en las familias hace que tengan la alegría perdida. Y, sobre el mal comportamiento de algunos escolares en sus casas; eso depende de la crianza dada y de los valores cimentados en la formación de la personalidad de ellos o ellas. Hay padres de familias en dificultades para atender el comportamiento de sus hijos; imagínense lo que tienen que hacer los maestros y maestras para atender 40 ó 50 escolares con igual número de diferencias individuales.

La denominada Circular Externa va en desmedro del derecho universal a la igualdad de vivir TODOS. A sabiendas que los seres humanos somos parte del mundo natural y, por ello, respetamos y cuidamos no sólo la vida humana sin distingo alguno; sino también. cuidamos los valores específicos de todas las formas de vida.

El siguiente aparte de la nombrada Circular es cuestionable en algunos aspectos. Veamos lo que dice: “La evidencia científica ha documentado extensamente que los niños, niñas y adolescentes tienden a presentar menos síntomas y mucho más leves que los adultos cuando se contagian del coronavirus COVID 19, así como una tasa de letalidad mucho más baja que la de los adultos mayores; de este modo, aunque los niños de todas las edades puedan enfermar de COVID 19, la gran mayoría cursa con una infección leve o asintomática”. Esto puede y a lo mejor es cierto; y, qué bueno que así sea.

Esto quiere decir, que pueden ir a clases presenciales sin mayores riesgos. Y, a los maestros ” que se los coma el tigre”, Señor ministro de Salud y señora ministra de Educación; ustedes son unos: Hi…Hi…Hi..Hidalgos con unos y crueles con los otros.

Y, en el afán de forzar razones argumentativas para justificar la validez de la Circular ministerial; tratan por todos los medios de minimizar el papel de los escolares en la transmisión del COVID 19; y según sus autores, de ser cierto; todo lo conjura el estribillo de la bioseguridad: lavado de manos, distanciamiento físico, uso permanente de tapabocas y buena ventilación. Hay muchos ejemplos, donde el COVID 19 ha burlado la bioseguridad de médicos y de paramédicos; si eso es así, como en efecto es; qué garantía puede ofrecer la bioseguridad manejada por los escolares?. Señores ministros ” no se crean sus propias mentiras”.

¡Que fariseísmo el de los susodichos ministros!; decir en la cuestionada Circular que: ” es necesario proteger especialmente a los niños, niñas y adolescentes dada la primacía constitucional de todos sus derechos. Pura paja constitucional salida de sus bocas, señores ministros. Si ustedes estuvieran interesados en proteger y garantizarle los derechos a la población antes mencionada; por qué se han metido la lengua donde no deben metérsela, para estar ” ciegos, sordos y mudos”, ante LOS HALLAZGOS SOBRE EL ÍNDICE DE DESNUTRICIÓN CRÓNICA EN COLOMBIA, PRESENTADO EN EL FORO DE LA FUNDACIÓN ÉXITO Y EL TIEMPO, realizado el 8 de julio de 2020.

En el foro expertos en nutrición revelaron ” una situación preocupante sobre la salud infantil del país. Más de la mitad de los municipios de Colombia tienen todas las condiciones para que la población menor de 5 años padezca desnutrición crónica o retraso de talla. Y lo peor, el panorama tiende a agudizarse en esos territorios y a extenderse a otras zonas del país por efectos de la pandemia”. En este foro, se afirmó de manera contundente que: ” LA DESNUTRICIÓN CRÓNICA, ES UNA PLAGA QUE COMPROMETE EL DESARROLLO DEL PAÍS”. Es peor que la pandemia de ahora. Esta situación no preocupa al dúo de ministros; están más interesados en perseguir a los maestros, e imponer una alternancia irresponsable.

Lo que más desean los maestros es volver a los Establecimientos Educativos sin la zozobra de la muerte; estar frente a sus alumnos; desarrollar el proceso enseñanza aprendizaje en debida forma y de acuerdo a las leyes de la psicología, la pedagogía y la didáctica.

Aunque sea en unos Establecimientos Educativos que carecen de todo. Leer en cada rostro de sus alumnos: en algunos sus angustias calladas, en otras tristezas mitigadas; mal trajeados y necesidades y problemas ocultos; el dolor de ser hijo de madre cabeza de hogar; y, algunos no tener hogar propio., como tampoco una vivienda digna. Y, hasta el hambre y la anemia retratada en el rostro de muchos. Carentes de útiles escolares y hasta con unos mochitos de lápiz que les dificulta el buen escribir. Sus rostros retratan sus angustias disimuladas por la inmadurez de sus edades, propicias para el juego y para no ocupar el cerebro con pensamientos preocupantes. Es la pobreza y sus consecuencias el peor impacto en la salud física y mental de los niños, niñas y adolescentes.

No quieren los maestros padecer el calvario que están padeciendo, por la falta de las condiciones para una adecuada conectividad con los alumnos y padres de familia en lo relacionado con las clases virtuales. Suplidas en algunos casos por unas guías de aprendizaje. Sin embargo, no hay el merecido reconocimiento a los maestros por la labor docente desarrollada en medio de la letal pandemia. Lo que hay son persecuciones por parte del mismo gobierno y de su Partido político en el poder en la hora de ahora.

Si de verdad se quiere volver a las clases presenciales, por qué no se implementa un plan masivo de vacunas de una dosis si es que existen, para que se le apliquen a maestros y estudiantes. Cosa que parece imposible porque según informaciones Colombia es el país Latinoamericano más atrasado en el número de aplicación de vacunas; y, eso que en realidad el verdadero ministro de salud es el propio presidente de Colombia. O, de no que lo digan quienes lo ven todas las tardes en televisión.

Estoy convencido que los maestros colombianos se ganan el salario con el sudor de sus esfuerzos. Artículo de opinión de: Horacio Garnica.

Compartir en

Comments are closed.