Contraer COVID e Influenza al tiempo empeora el pronóstico: especialista mexicano residente en Estados Unidos, invitado a Conéctate con la U

Dr. Federico Vallejo, médico mexicano, internista, neumólogo, intensivista y especialista del sueño.
Montería, 6 de noviembre de 2020. La experiencia médica en Estados Unidos indica que contraer COVID 19 e Influenza al mismo tiempo, empeora el diagnóstico, incluso en estado de recuperación de la primera enfermedad el riesgo también aumenta, porque se trata de una afectación también de pulmones, garganta y nariz.

De allí que en el país norteamericano entre los protocolos para prevenir el contagio del COVID, además de las recomendaciones habituales de la Organización Mundial de la Salud, OMS, se insista con la vacuna contra la Influenza.

La explicación la entregó el doctor Federico Vallejo, médico de nacionalidad mexicana, internista, neumólogo, intensivista y especialista del sueño, quien precisamente ejerce en Estados Unidos desde hace varios años y quien estuvo en diálogo de una hora en el espacio Conéctate con la U, de la Unidad de Comunicaciones y Relaciones Públicas de la Universidad de Córdoba.

“La temporada de la influenza en Estados Unidos ocasiona entre 20 mil y 60 mil muertes al año, situación que sumada a la pandemia del Coronavirus, desbordaría los sistemas médicos. Pero no es solo eso, si una persona tiene COVID y adquiere Influenza el pronóstico se vuelve mucho peor, incluso, si el paciente se está recuperando, con los pulmones algo afectados aún y encima de eso le da Influenza, también empeora la cosas”, detalló el invitado en el espacio de periodismo institucional.

En su experiencia como médico con cuatro especializaciones, en primera línea de batalla contra el COVID en hospitales de Estados Unidos y basado además en literatura que existe al respecto se refirió a la presencia de secuelas en algunos pacientes recuperados, dependiendo de la gravedad, como: fibrosis muscular, afectación del miocardio, caída del pelo, dolor crónico de espalda y cansancio o fatiga; incluso, el insomnio es común como situación de estrés postraumático.

Vallejo compartió un concepto esperanzador con relación a la vacuna contra el COVID al señalar que varias farmacéuticas han avanzado en el hallazgo de la misma, proceso que se encuentra en fase tres, entendida como la aplicación y la comprobación que produce anticuerpos y por lo tanto protege contra la enfermedad. Sin embargo, es necesario seguir haciendo pruebas en más pacientes voluntarios, para establecer posibles efectos adversos, de los cuales se han descrito muy pocos.

“El desarrollo de una vacuna puede tardar hasta cinco años, son procesos acelerados pero no por eso quiere decir que se estén haciendo mal… las vacunas van muy avanzadas, calculo que vamos a tener resultados finales en diciembre y en marzo o abril podríamos tener distribución masiva en trabajadores de salud y gente más vulnerable como adulos mayores, mórbidos, obesos y la población general probablemente desde mediados del año entrante”, explico el médico mexicano.

Advirtió que el SARS-CoV-2 ha temido cientos de mutaciones. Sin embargo, la cepa que existe en el continente americano es una sola, aunque en Europa se esté hablando científicamente de varios tipos.
Sostuvo que, pese a que Estados Unidos es primer mundo, para nada se puede presumir en ese país con el manejo de la pandemia, por la deficiencia en varias de las áreas además de haberse politizado en temas tan sencillos como el uso de la mascarilla.

“Desafortunadamente estamos viendo unos niveles de mortalidad de los peores del mundo, así como muchos casos de infección. Sin embargo, esto depende mucho del área geográfica”, precisó el invitado al reciente Conéctate con la U.

En su concepto es más riesgoso ir de Colombia a Estados Unidos que viceversa, en esta época de pandemia, por la ‘tranquilidad’ como en algunos estados de esa potencia se está manejando el tema; sin mascarilla, sin el distanciamiento necesario sugerido por la Organización Mundial de la Salud, OMS, lo que podría explicar las cifras diarias de más de mil muertes y más de 80 mil casos confirmados.

“La gente ya se cansó de estar en casa, de no poder ver a su familia, no poder reunirse con sus amigos y eso está desencadenándose en la segunda ola que estamos viviendo de momento. Hay que mencionar que el país está haciendo un buen manejo estadístico con los casos y la mortalidad”, Puntualizó.

Compartir en

Los comentarios están cerrados.