COVID-19: Primero el personal de salud

Artículo de opinión por: Javier Vergara

Hay servicios esenciales que no pueden parar, entre ellos los servicios públicos como la prestación de los salud, la salud es lo más importante que puede tener un ser humano, sin salud no podemos hacer nada, los hospitales y algunas clínicas ya venían con serios problemas de incumplimiento normativo mucho antes que se presentara la pandemia del COVID-19, entre ellos falta de insumos y dotación médica tanto para pacientes como para que el personal de la salud realizara su trabajo adecuadamente y con el menor riesgo posible para ambos, y cuando me refiero a personal de salud, es a todos los que tienen contacto directo e indirecto con el paciente e inclusive los estudiantes, entonces esto no es nuevo, pero esta pandemia les pone un gran desafío de gestión a los gerentes en esta prestación de servicios de salud, la cual es cumplir con la norma y encontrar los recursos económicos para los insumos y la dotación médica necesaria.

Los gerentes no se pueden seguir con el mismo cuento de que el hospital no tiene recursos para atender los pacientes, por que ya estamos en medio de una de las pandemias nunca antes vista por la dimensión de los contagiados y deben ponerse en la primera línea de batalla y encontrar esos recursos que permitan dotar al hospital y al personal de salud, porque razón tienen el personal de salud al querer renunciar a no exponerse a un contagio.

El personal de la salud hoy en día es el mas esencial de todos y debemos conservarlos lo más saludables posible tanto metal como físicamente, porque son ellos los que estarán en la primera línea de atención de la pandemia. Por esto deben ser los mejores dotados en los implementos de protección personal y esto esta estipulado en las nomas del Sistema Único de Habilitación resolución 2003 2014 y 3100 de 2019, en sus estándares de Dotación, medicamentos y procesos prioritarios, específicamente en este último estándar nos exige la existencia obligatoria y socialización de los principales procesos asistenciales que condicionan directamente la prestación con el menor riesgo posible en los servicios de salud, entre ellos el manual o aspectos de bioseguridad acordes con las condiciones y características del servicio. Este debe estar actualizado y en lineamiento a las políticas del ministerio de salud y mas recientemente con el manual de bioseguridad para prestadores de servicios de salud que brinden atención en salud ante la eventual introducción del nuevo coronavirus (ncov-2019) a Colombia. que expidió el 30 de enero de 2020 el ministerio de salud para la atención del COVID-19 aquí. El cual detalla cuales deben ser las precauciones y la protección que debe tener el personal en cada área del hospital o clínica. Por ejemplo, Contar en el lugar con los insumos y suministros que se requieren para la atención del paciente: Guantes, Tapabocas: mascarilla de alta eficiencia FFP2, mascarilla quirúrgica, Protección ocular ajustada de montura integral o protector facial completo, Batas impermeables de manga larga (si la bata no es impermeable y se prevé que se produzcan salpicaduras de sangre u otros fluidos, corporales, añadir un delantal de plástico).

Entonces no tienen ninguna excusa los directores de hospitales y clínicas en negarse a dotar con el equipo de protección individual al personal de salud, lo cual se debe hacer con tiempo antes que aumenten más los casos. El gobierno nacional debe hacer enlaces entre las clínicas y hospitales que estén mas dotados que otros para direccionar adecuadamente la dotación donde realmente se necesite, coordinar con proveedores de insumos y farmacias para que los insumos que se requieren para la asepsia y dotación del equipo de protección individual del personal de salud sean comercializados directamente y prioritariamente a las IPS que al público en general. Por otra parte, los estudiantes no deben estar haciendo practicas en estos momentos, esta bien que se tengan en cuenta, pero no en la primera línea de atención, si se llegaran a necesitar seria en caso de que los servicios de salud presenten un desbordamiento de su capacidad en talento humano. Por último, hay que pagarle los salarios atrasados al personal de salud, no pueden tener más estrés del que ya están viviendo como el de la pandemia en frente de la primera línea de atención, necesitan estar tranquilos y saber que sus familias lo están económicamente.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App