Covid-19: una realidad abrumadora en Còrdoba

El Departamento de Córdoba, actualmente se encuentra bajo alerta roja por la emergencia sanitaria que estamos afrontando, producto del Coronavirus, al convertirse en una pandemia, según la OMS.

En el panorama tan desalentador que hoy se vive en la población cordobesa, es pertinente y oportuno recalcar las letras del autor del himno de Córdoba, Rafael Grandett Valderde, cuando en la segunda estrofa menciona: <<Hoy somos responsables de nuestro bien o mal>>. Y el mensaje es claro, en pleno pico epidemiológico de pandemia, que hoy afronta Colombia,  por cuál ahora, más que nunca, es indispensable seguir siendo prudentes con las medidas de bioseguridad y de autocuidado para evitar que las cifras de contagiados y  fallecidos, siga tomando  fuerza en el departamento sinuano.

A nivel nacional, es caótico, además de preocupante la panorámica que desata el Covid-19; cabe resaltar que hoy nos pasa factura de cobro, las medidas tan descabelladas que ha cometido el gobierno colombiano, en cabeza de Iván Duque y su gabinete de ministros. Dichas estrategias como la de reabrir los sectores económicos, como los de manufacturas y servicios no esenciales, el famoso día sin IVA, entre otras medidas absurdas, es lo que hace que hoy veamos las consecuencias reflejadas en el acrecentamiento de contagios en el territorio colombiano.

Con las 43 excepciones autorizadas desde finales de abril, la cuarentena dejó de ser una medida efectiva, y las cifras actuales pueden dar la razón a lo antes mencionado. Es preciso aseverar que, en los decretos que emiten los entes gubernamentales, todos tenemos una excepción para salir, así entonces, en la práctica, la cuarentena no existe y resulta aún más ilógico decir que se va ampliar un mes más, cuando todos, por una u otra razón estamos eximidos; entonces la semana pasada el “presidente de la Republica” extendió el aislamiento obligatorio hasta el 30 de agosto, yo sigo preguntándome: ¿Cuál aislamiento?

Colocando en contexto y tomando como referente al continente europeo, varios países hicieron apertura de su economía después del pico de la pandemia y lo hicieron gradualmente, pero en Colombia, no hemos pasado el pico y tenemos 43 sectores económicos en la calle y es precisamente la flexibilización de la cuarentena, el común denominador de la buena parte del crecimiento de los contagiados. Es esta una de las razones, por la que hoy vemos que Colombia se ha convertido en el nuevo foco de contagio de la pandemia en Suramérica, donde llegamos a 327.850 casos positivos y un total de 11.017 casos de personas fallecidas. Además, hoy en día, en países Latinoamericanos, Colombia ocupa el primer lugar con la cuarentena más larga, con 5 meses de confinamiento y que seguramente, se seguirá extendiendo. Surge en mí, otro interrogante ¿Está el gobierno colombiano tomando medidas efectivas para contrarrestar el Covid-19?

Regresando al departamento de Córdoba, la situación actual en el departamento, tras la alerta roja del Covid-19, presenta la siguiente estadística: Casos positivos 6.735, fallecidos: 745, recuperados: 2.249, casos activos: 3,741; El total de muestras procesadas en el departamento ha sido de 16.340, en las cuales 7.805 han salido negativas. Cabe resaltar que, las pruebas se han tomado en todas las subregiones de Córdoba, desde el Alto Sinú, Sinú medio, Bajo Sinú y la sabana cordobesa. Los municipios donde se concentra el mayor número de casos son: Montería, Lorica, Cereté y Sahagún. Es de vital importancia dar a conocer que el departamento de Córdoba se declaró en alerta roja desde que se ocupó el 81% de las camas UCI que se tenía disponible para enfrentar la emergencia.

En Montería, capital del departamento de Córdoba, la situación es alarmante y preocupante, puesto que la tasa de letalidad del Covid-19 es del 10,44% ubicándola, en las más altas del país. Los boletines que arrojan diariamente las autoridades locales, no son nada alentadoras, al contrario, conllevan más a la zozobra e incertidumbre por saber qué está pasando en la capital cordobesa. El último boletín informativo por parte de la Alcaldía de Montería, arrojó la siguiente estadística, conforme al número total de muestras procesadas en los laboratorios públicos y privados: Casos positivos: 3.716, personas recuperadas:1141, fallecidas: 390, muestras tomadas:192,244, muestras negativas:12.978, personas en aislamiento: 4735, personas a la espera de resultados: 2550; sin embargo, epidemiólogos aseguran que las cifras son mas altas, ya que todavía hay pruebas Covid-19  sin procesar, lo que afecta la oportuna implementación de cercos epidemiológicos.

Debido al excesivo número de contagios en el departamento de Córdoba y su capital, los mandatarios gubernamentales, tuvieron que tomar medidas drásticas para frenar en sus coterráneos el disparo acelerado del virus, tomando como medidas preventivas toque de queda, ley seca, pico y cedula, moto sin parrillero, entre otras medidas. Pero lo cierto es que  las familias de estratos 1 y 2, que subsisten del día a día son las que menos favorecidas por estas medidas empezando porque las dichosas “ayudas humanitarias” que a principios de la pandemia se vieron circular por los hogares de estas familias, ya hoy no queda nada de ellas y es por eso que la gran mayoría de contagios provienen de barrios formados como invasiones, de barrios estratos 1 y 2, donde por necesidad tienen que salir al “rebusque diario” para poder tener con qué alimentar a sus familias.

También, hoy vemos el inconformismo de ciertos sectores y gremios en la ciudad de Montería, como lo es el mototaxismo y el comercio informal, hacia el alcalde de turno, reclamando ayudas para poder a subsanar  un poco los problemas del diario vivir, como lo son la  alimentación y pagos de servicios públicos, que por cierto, cada vez se extiende más la deuda del usuario con las empresas prestadoras del servicio y algunas de estas han aprovechado para aumentar el costo del servicio que ofrecen. Otra de las tantas estrategias implementadas por el alcalde de Montería para colocarle freno al crecimiento a la curva de contagios, fue el PRASS (Prueba, rastreo, aislamiento selectivo sostenible), en los diferentes barrios de la ciudad, la cual consiste en romper la cadena de reproducción del virus y bajar así el número de la tasa de contagio, realizando un significativo número de pruebas diarias, maximizando con esto, la identificación de positivos.

A juicio personal, insisto en que el gobierno local, e inclusive, me atrevo a decir que el gobierno Nacional, no adoptaron a tiempo las medidas a corto, mediano y largo plazo, para la prevención que se debía tomar, para hacerle frente al manejo de la pandemia en la ciudad y de esta manera, no figurar hoy en los medios de comunicación como un foco de contagio y letalidad del virus en el país.

El Coronavirus es y ha sido una realidad dolorosa, estremecedora y hoy duele ver la perdida de nuestros familiares, amigos, vecinos y conocidos, sin poder hacerle un homenaje póstumo, sin poder verlos y darles el último adiós, situaciones que estremecen el alma y nos llenan de más melancolía y nostalgia al ver en lo que se ha convertido nuestro día a día.

Pueblo Cordobés, pueblo Monteriano, aunque estemos lejos de vivir la realidad de una vacuna contra el Covid-19, hay una esperanza y mientras tanto, no queda otra opción que tener conciencia y seguir con el autocuidado ante un virus letal, y si somos creyentes, pedir a Dios que tenga misericordia del mundo entero.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App