Cuarentena Inteligente o cuarentena torpe

Artículo de opinión de : Horacio Garnica.

Horacio Garnica. Columnista de Río Noticias.

La auténtica y genuina cuarentena inteligente, se fundamente en pilares médico-científicos. En la hora de ahora en Colombia: el creciente índice de contagio de la pandemia; la lenta aplicación y entrega atrasada de las correspondientes pruebas; el bajo índice de hospedaje hospitalario, de camas y de unidades de cuidados intensivos, de ventiladores y de medicamentos eficaces; la falta de garantías de todo tipo para médicos, enfermeras, terapeutas y demás personal; la fragilidad del sistema de salud; pero sobretodo, el convencimiento de que no hay aplanamiento dela curva, y de que el gobierno “no puede creerse su propia mentira”. Ante tamaña verdad; la única cuarentena inteligente válida y confiable, es la CUARENTENA ABSOLUTA.

En honor a la verdad, y pasándose por “el cuatro letra” los autorizados y solventes criterios científicos; hay que decirlo con dolor de muerte y “a calzón quitao”: la cuarentena absoluta en las actuales circunstancias y condiciones, es insostenible por mucho tiempo. Porque hay dos polos fuertes de presión hacia el Gobierno Nacional con diferentes intereses: en una esquina los grandes, medianos y pequeños empresarios; estos últimos no quieren engrosar la lista de los denominados “pobres ocultos” y los grandes empresarios no quieren que se les aminore sus grandes capitales. En la otra esquina están los que viven del día a día, los desempleados, las mujeres cabeza de hogar, los taxistas, los moto taxistas y los excluidos. En síntesis los pobres que como ellos mismos dicen: – sino nos mata el coronavirus COVID 19, nos mata el hambre-. Y, ellos después de estar criados no se van a dejar morir; de ahí las espontáneas manifestaciones de protesta que se vienen suscitando en diferentes partes de la geografía patria. No, creo que ninguno mortal HUMANO, anide en su perverso cerebro, la idea de que en esas protestas de hambre hay infiltrados y mucho menos si recuerda la expresión de Gaitán cuando en uno de sus vibrantes y elocuentes discursos, exclamó con robusto énfasis bucal: “! El hambre no es liberal ni conservadora!”

Si contáramos con la suficiente voluntad política, la cuarentena absoluta podría extenderse un tiempo más, porque es necesario; y lo primero sería calcular la entrega de “Mercaditos” para familias de 5 personas, inicialmente para un periodo de un mes. Claro, sin la mano tenebrosa de los corruptos. Así, lo hizo el alcalde de Zipaquirá en su municipio según lo dijo el mismo; y, para el caso de los empresarios, al gobierno le queda fácil paliarlo por un tiempito más con los bancos.

Al dejar sin vigencia la cuarentena absoluta, retrotraigo dichos de la sabiduría popular: “que el diablo sea el partero” y “sálvese quien pueda”, en la medida en que cada quien se encuarentene según le dé la gana; de todas maneras se recrudecerá el contagio y el número de muertes. La cuarentena que el gobierno establece del 27 de abril en adelante, la denomina: cuarentena inteligente; es más apropiado denominarla: CUARENTENA A DESTAJO.

Sería bueno conocer los alcances de la llamada CUARENTENA INTELIGENTE; más parecería ser una CUARENTENA TORPE porque va aumentar los contagios y las muertes y de eso no hay la menor duda, y el gobierno lo sabe, con certeza cómplice y peor si se reabren los vuelos internacionales y nacionales, el transporte interdepartamental e intermunicipal, porque son vehículos donde viaja el voraz coronavirus COVID 19; esto sería la reactivación de la pandemia. Los gobernadores (as) y los alcaldes ( esas), tienen que amarrarse bien los pantalones y las polleras respectivamente, por un tiempo más, y por encima del 27 de abril; deben proceder a cerrar sus correspondientes departamentos, distritos y municipios, corregimientos y veredas, y no bajarle a las medidas de aislamiento territorial y social; así se evita que lleguen más contagio y que llegue hasta donde no había llegado el coronavirus COVID 19; igualmente la ciudadanía no pueda estar impávida, ante las letales consecuencias que acarreará la mal llamada CUARENTENA INTELIGENTE: toca actuar si las autoridades no lo hacen, y actuar con hidalguía por la vida. No sé cuánto daría por estar equivocado en lo que digo; para mí sería una feliz equivocación que la celebraría con gozosa alegría.

Es necesario continuar con el aislamiento territorial y social, no se puede aceptar que se levante; su vigencia es una infranqueable barrera de contención de un virus que ojalá no sea la reactivación de las pretéritas guerras biológica; no pueden los gobernadores y los alcaldes, estar solamente atenidos, como en el béisbol, a las señales del director técnico. Con todo el respeto y consideración, se les sugiere poner en juego creativas iniciativas para garantizar y proteger la vida de sus gobernados.

El aislamiento territorial es lo que ha impedido la fúnebre llegada del coronavirus COVID 19 a: Yemen, Comaras, Kiribati, Sudán del Sur, Lesoto y Malawai; entre otras islas muy desconocidas, donde al parecer, el aislamiento territorial por el desconocimiento de su existencia, las ha librado de la agresividad de un virus que hasta ahora se está burlando con el trofeo de la muerte, de la inteligencia de ilustres epidemiólogos, virólogos, patólogos, microbiólogos, y en fin científicos, que no cesan en el afán mundial de descubrir una vacuna, que sea el tatequieto del coronavirus COVID 19, y para no seguir viviendo la vida que estamos viviendo por orden de un virus letal.