Cuatro oficiales venezolanos alertaron de que Nicolás Maduro, con el Consejo Militar, busca que la Fuerza Armada dependa de Rusia, China e Irán

A propósito del anuncio que hiciera Nicolás Maduro sobre la creación de un Consejo Militar y la cooperación de Rusia, Cuba, China e Irán, en Infobae decidimos preguntarle a cuatro militares de diversos componentes si esa propuesta es viable y si consideraban, además, a la Fuerza Armada venezolana preparada para responder a una hipotética agresión extranjera de “mil mercenarios que buscarían atacar a los puestos militares en la frontera”, como alertó Maduro. He aquí las respuestas.

Para el coronel (Av) Alfonso Zambrano, el Consejo Militar “es un contrasentido. ¿Cómo va a ser más independiente el sistema de armas venezolano, si va a depender de países extranjeros? Rusia, China, Irán y Cuba no dan puntada sin dedal, cualquier apoyo al Gobierno, no a las FFAA, lo van a cobrar con creces: con los minerales venezolanos o tal vez, que se les permita una base militar de esos países en territorio venezolano, para estar más cerca de Estados Unidos. Habrá que ver si los del norte lo permiten, aunque de ganar Biden, la cosa puede ser posible”.

El coronel Alfonso ZambranoEl coronel Alfonso Zambrano

“En cuanto a la otra pregunta, para ser sincero, no creo que nuestras FFAA estén preparadas para resistir cualquier ataque. El apresto operacional está por el suelo. Donde están bien preparadas es para ‘cuidar’ las bombas de gasolina, ‘revisar’ los camiones que transportan verduras de Los Andes para Caracas y otros puntos del país. ¿Cómo se explica que soldados rusos vistiendo uniformes de soldados venezolanos estén en las fronteras con Colombia y con Brasil? Esa es una misión que le correspondería a nuestros soldados, de estar bien entrenados”, finaliza diciendo el coronel retirado Zambrano.

Sustituir a Conasede

El general del Ejército Gonzalo García Ordóñez, quien ocupó todos los cargos en la línea de mando, desde pelotón hasta Comando Unificado, considera que “el régimen de Nicolás Maduro hizo de Venezuela una pieza en el tablero de enfrentamiento de sistemas, tal como ha sido Cuba en las últimas décadas, como lo es Nicaragua y ahora Bolivia, que retoma la ruta. Nuestro país no tiene la capacidad para tener sistemas de armas independientes, propios. La creación del Consejo Militar parece ser un Estado Mayor que desplazará al Consejo Nacional de Seguridad y de Defensa (Conasede) para mantener lejos de la opinión pública la presencia, actividad y apoyos de Rusia, China, Cuba e Irán en materia militar. Nada es gratis”.

Gonzalo García OrdóñezGonzalo García Ordóñez

En cuanto a la respuesta contra los “mil mercenarios”, dijo el alto oficial que “mil hombres organizados, entrenados y equipados constituyen una fuerza importante. No sé cómo están organizados y equipados los puestos militares en la frontera, ni cuantos ataques pueden ser enfrentados con éxito de manera simultánea”.

Ningún conflicto

El mayor general (Ej) Hebert Josue García Plaza, quien fuera viceministro de Servicios del Ministerio de Defensa, teniendo a cargo las direcciones generales de Empresas y Servicios, Salud, Armas y Explosivos, Mantenimiento y Alistamiento Militar, dice que “al crear una mezcla de doctrinas diferentes y equipos diferentes, como los chinos y los rusos e iraníes, lo que va a acusar es una gran confusión poco entendible para quien ejecute la operación militar de cómo coordinar”.

Cuando afirma que contará con la ayuda de Rusia, China e Irán, demuestra que lo que Nicolás Maduro pretende lograr no es ninguna independencia de los sistemas de armas, “lo que busca es depender aun más de la doctrina militar de esos países, tomando en consideración el enemigo común: EEUU. Lo que pretende es la dependencia de una doctrina militar y un sistema de armas distinto al europeo y norteamericano que tradicionalmente ha utilizado la Fuerza Armada venezolana”.

Coincide como muchos de los oficiales entrevistados que “la Fuerza Armada no está preparada para responder a ninguna clase de conflicto militar, porque lamentablemente no hacen ejercicios militares, ni de cuadros ni colectivos, donde puedan coordinar el uso de las distintas unidades de maniobra, sea artillería, infantería o blindados, con elementos adicionales como la Milicia”.

“Uno de los indicadores es que los elementos de comunicaciones, comando y control están totalmente inoperativos. No hay forma de comunicarse entre las diferentes unidades de maniobra o unidades involucradas, no existen los medios logísticos para mantener operaciones militares en tiempo prolongado. No existe ni siquiera la fortaleza logística para realizar ejercicios militares a pequeñas escalas”.

Hebert García PlazaHebert García Plaza

“Imagine lo complejo que es coordinar una maniobra u operación militar donde participan 100 mil hombres, en un espacio de maniobra de cientos de kilómetros cuadrados, con diferentes tipos de armas y sin tener la posibilidad de comunicarse y coordinarse, si a esto le suma la falta de entrenamiento individual y colectivo, el resultado es, sin duda, una FANB incapaz de realizar operaciones militares”, asegura el mayor general García Plaza.

A su juicio, “lo que agravó más el problema de coordinación entre las unidades de maniobra, es la creación de las REDI (Región Estratégica de defensa Integral) y ZODI (Zona Operativa de Defensa Integral), porque los componentes, responsables de equipar y adiestrar al personal, ahora no lo están haciendo y tampoco lo hacen las REDI ni ZODI. Las unidades militares quedaron en el limbo de quién prepara y entrena a las unidades tácticas y unidades superiores para un conflicto”.

El alto oficial resalta que “la inteligencia, y la contrainteligencia más aún, sí se han visto fortalecidos, pero más ha sido utilizado para la persecución política, sea civil o militar”.

“En Venezuela se violan los protocolos de actuación que vulneran la unidad de mando y por eso, por ejemplo, en la Región de Los Andes, en lugar de ser el comandante de la Región quien tenga la vocería y el mando de las unidades militares para actuar en la región, lo tiene el ‘protector’ Freddy Bernal. En la supuesta invasión mercenaria (Operación Gedeón, Macuto) la vocería la tuvo Diosdado Cabello a través del Ministerio del Interior y Justicia, cuando se supone que debió ser la Fuerza Armada. No fue la FANB, fueron fuerzas policiales”, finaliza diciendo el MG García Plaza.

La canibalización

Un oficial que pidió no ser identificado le dijo a Infobae que la creación del Consejo Militar “solo es la excusa perfecta para justificar, de algún modo, la injerencia de Rusia, China, Irán y Cuba en territorio venezolano utilizando, para ello, los denominados acuerdos de cooperación tecnológica, los cuales adolecen de legalidad por su no aprobación por la Asamblea Nacional”.

Además, “el deterioro de todo el Sistema de Armas por la no aplicación del mantenimiento preventivo, ha llevado a la ‘canibalización’ extrayendo piezas de un equipo para arreglar o poner en funcionamiento otro”.

Explica que la escasa tecnología que actualmente tiene Venezuela es una limitación para la independencia tecnológica, “lo que aplica también al Sistema de Armas. Durante estos 20 años, en el país se ha acrecentado la brecha digital, acercándose cada vez más, a los países no desarrollados; existiendo gran adquisición de material de guerra, pero sin haberle efectuado el mantenimiento preventivo al existente”.

Finalmente dijo que “actualmente la Fuerza Armada ha ingresado dentro de sus filas a una gran cantidad de personal, pero no calificado y sin preparación para ese tipo de conflictos. No se evidencia ‘espíritu de cuerpo’ (solidaridad-unidad); con un sueldo que no cubre sus necesidades básicas ya que, son los peor pagados en América Latina, existiendo una diferencia abismal con respecto a sus pares y, a nivel armamentista, no hay capacidad de respuesta”.

Compartir en

Comments are closed.