Démosle más relevancia al derecho ambiental en Colombia

Artículo de opinión de Jesús Fernández Dix.

Advertisements

No cabe duda que uno de los países que más debe prestarle atención a la decadencia del medio ambiente es el nuestro. Si hablamos en casos particulares, como en el municipio de San Antero, se podrían enlistar varios factores que vulneran la salubridad pública como por ejemplo la inexistencia de un proyecto cuya finalidad sea la de distribuir agua potable en algunos sectores del municipio, la la falta de circulación de camiones recolectores de impurezas en ciertas zonas veredales, la acumulación de basuras cerca de las costas caribeñas, los ´pozos que se forman cuando llueve en calles no pavimentadas generando criadero de larvas, mosquitos y otros nematóceros.

Claro está que lo anterior solo es una ilustración a sabiendas que no solo el municipio de San Antero-Córdoba necesita ponerle la lupa a la precariedad de la biosfera marina o terrestre con iniciativas y proyectos que promuevan el cuidado al medio ambiente, evitando con esto la contaminación y generación de insalubridad en múltiples sectores.

El país entero, en mi veredicto, necesita ponerle mucha atención a ciertos detalles de saneamiento básico en aras a mitigar problemas ambientales actuales como los agrestes cambios en el clima, calentamiento global y la propagación de dengue o virus derivados de la concentración de insectos en pozas secticas o aguas de alcantarilla urbanas.

Pienso que antes de crear más leyes sobre saneamiento básico y control de residuos, Colombia necesita aplicar las normativas existentes y sobre todo comprender la importancia del respeto al orden jurídico en su aplicación. Basta leer lo señalado en las memorias del primer Ministro de Ambiente para darse cuenta que desde esa época se hacía referencia a la inflación normativa. Cosa distinta es la necesidad de actualizar algunas normas que han entrado en desuso por ser expedidas para un país, un sector económico y una sociedad que hoy es totalmente distinta a la existente en el momento en el que se expidieron. Las leyes, por su carácter colegido a la realidad social, deben ser cambiantes, esto es, actualizarse a la situación actual que se vive.

Por ello, es un hecho indiscutible que el cuidado del medio ambiente en Colombia es una de las políticas que más cuidado se le debería tener en cuenta por parte de los políticos y de los altos mandos en los gobierno, ya que poseemos un exuberante y maravilloso  grado de biodiversidad convirtiéndonos en uno de los países más valiosos del planeta por su inmensa variedad ecológica, biosfera fructífera de la cual todos somos afortunados.

A ciencia cierta existirán una gran cantidad de intentos en toda Colombia para mantener nuestra naturaleza tal y cual debe ser, evitando acciones inapropiadas como la tala excedida de árboles, el arrojo de residuos a la vida marítima matando o perjudicando a muchas especies que por lo regular consumimos en el hogar o restaurantes. Hasta en tareas sencillas como depositar las envolturas no reciclables en los botes de basura o sacar las botellas de vidrio de la orilla del mar podemos contribuir en forma significativa al cuidado del medio ambiente.

Por otro lado, es necesario anotar que, desde la óptica jurídica, la doctrina vigente es muy incipiente. Esto lo digo con ocasión a que existe una tendencia a confundir lo meramente ambiental con lo jurídico ambiental. La sutil diferencia es que el derecho ambiental, como su nombre lo indica, es el conjunto de normas encaminadas a la protección de la biosfera y toda su estructura influyente en el ecosistema de determinado país. Faltaría entonces, para fortalecer las políticas y planes gubernamentales que propendan el mejoramiento del entorno ambiental e incentiven el cuidado a la naturaleza, una jurisdicción ambiental o por lo menos la creación de salas ambientales al interior de la jurisdicción contenciosa administrativa. Otro aspecto que incide fuertemente en la inseguridad jurídica en materia de derecho ambiental es la tendencia a desconocer la transversalidad del derecho ambiental frente a otras ramas del derecho, en razón a que el Derecho ambiental tiene la misma o tal vez superior importancia que otras ramas del derecho por su incidencia con el derecho a la salud pública, y la vida sana en condiciones óptimas de sanidad.

Así las cosas, se puede firmar con entera propiedad, que el cuidado al medio ambiente no es una exigencia social que se debe tomar a la ligera, es algo exageradamente importante para que las personas de las nuevas generaciones tengan un excelente lugar para vivir y pasar sus años, en una biosfera productiva y llena de vida, por tanto el reciclaje en Colombia es una de las medidas más importantes que deberíamos tener en cuenta, por eso invito cada uno de los lectores de esta columna reflexiva a que se tome la molestia de comenzar a tener en cuenta cualquier medida de reciclaje, medidas de saneamiento m y aplicarla en su hogar, lugar de trabajo o en cualquier otro lugar donde se encuentre para que todos podamos disfrutar de un planeta sano y limpio.

Compartir en

Comments are closed.