Denuncias de abusos sexuales de militares: muchas preguntas, pocas respuestas

Tres casos en menos de 15 días prenden las alarmas en la opinión pública

Tres casos recientes de denuncias de abusos sexuales, presuntamente ejecutadas por miembros del Ejército tienen alarmada a la opinión pública en Colombia.

El más reciente ocurrió hace poco más de una semana en Risaralda, cuando siete soldados abusaron, según confesaron ellos mismos, de una niña indígena que salió a recoger frutas en una finca.

El lunes, se conocieron otros casos: uno, habría ocurrido en septiembre de 2019 cuando dos militares habrían violado a otra menor indígena, de 15 años, en el departamento de Guaviare.

El otro caso, lo reveló Noticias Caracol, habría ocurrido en 2018 en Bogotá cuando un suboficial del Ejército habría manoseado a una niña de 4 años, hija de otro cabo, que lo invitó a su casa.

“Deploro que el general (Enrique) Zapateiro considere que no se puede distraer con este tipo de denuncias. Eso está pidiendo el país y la ciudadanía. ¿Cuáles son las normas de conductas y el código de ética de los militares? No hay unas explicaciones satisfactorias. Ya nos estamos preguntando si se trata de una norma de conducta o seguimos hablando de manzanas podridas”, opinó Aurelio Suárez.

Por su parte, Paola Ochoa dijo que le da sensación de que detrás de las denuncias hay algo más grave.

“Podríamos estar en la punta del iceberg de un gran escándalo que ha permanecido oculto quien sabe cuántos años en el Ejército”, manifestó.

Mientras tanto, Daniel Mejía opinó que, tanto el Ministerio de Defensa como el Ejército, lo mejor que puede hacer es explicar qué está pasando y qué plan tienen para evitar hechos como los denunciados.

“Estos casos no son simplemente errores. Son cosas que el Ejército no se puede permitir”, explicó.