Detectan la mayor colisión de agujeros negros hasta la fecha

Nuevamente la experta, Mar Gómez, da a conocer un trabajo de investigación, en está oportunidad se trata de: Detectan la mayor colisión de agujeros negros hasta la fecha. Se ha detectado una onda gravitacional resultante de la fusión de dos agujeros negros, la más potente jamás observada.

El Observatorio de ondas gravitacionales del interferómetro láser (LIGO) y su detector asociado, Virgo, han realizado el mayor hallazgo hasta el momento: la detección de la mayor onda gravitacional hasta el momento procedente de la fusión de dos agujeros negros.

Estos objetos tenían masas de 85 y 66 soles y su colisión provocó la aparición de un agujero negro de masa 142 veces superior a la del Sol que ha sido catalogado como de masa intermedia.

Recordemos que en física una onda gravitacional es una perturbación del espacio-tiempo producida por un cuerpo masivo acelerado, algo que fue predicho por Einstein en su teoría de la relatividad general.

Los agujeros negros suelen clasificarse en 2 grupos,los que provienen de la muerte de estrellas muy masivas(con decenas de veces la masa del Sol)y los agujeros negros supermasivos(con cientos de miles o millones de veces su masa)como el que tenemos en el centro de nuestra galaxia.

Este agujero negro estaría entre medias de ambos, catalogándose como de masa intermedia y ha sido bautizado como GW190521 ( Imagen genérica via ESA)

Su formación, lógicamente, no ha ocurrido ahora sino hace 7.000 millones de años, generando ondas gravitacionales que fueron detectadas en mayo de 2019 con una señal que apenas duro una décima de segundo.

Lo realmente sorprendente no es la formación del agujero negro sino el tipo, no porque sea demasiado grande ni demasiado pequeño, sino justamente por encontrarse entre medias. Hasta ahora no se conocía la existencia de agujeros negros de masa intermedia.

Si atendemos a la física de Einstein y la teoría de la relatividad, estos no deberían existir ya que una estrella que implosiona con masas de entre 60 y 120 soles no debería dejar rastro sino diluirse en el espacio.

Y es que esta es una de las grandes incógnitas que despierta esta investigación: cómo se formó el mayor de los dos agujeros negros pequeños que formaron el mediano, y que contaba con 85 masas solares.

Según la inestabilidad de pares,en física, a partir de masas muy elevadas las estrellas que colapsan provocan una explosión tan fuerte que no queda nada detrás de ellas.

La detección de este agujero negro de categoría intermedia podría arrojar luz sobre cómo se forman los agujeros negros estelares y, sobre todo, de los supermasivos. (NASA)

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App