El cambio

Artículo de opinión de Arianna Córdoba Díaz. Jefe de Programa de Comunicación Social – UNISINÚ.

Advertisements

Tras los resultados de la primera vuelta presidencial en Colombia que permiten llegar al balotaje del 19 de junio a Rodolfo Hernández y a Gustavo Petro, la gran mayoría argumenta que el país votó de esa manera porque quiere un cambio; bien, pues hay que analizar lo que representaría ese “cambio” en un eventual gobierno del uno y del otro, pues hasta el momento ambos se ufanan de que “han derrotado el uribismo” como si eso representara el cacareado cambio.

Si uno se asoma por las toldas del pacto lo que encuentra es que allí han aterrizado toda suerte de personajes sobre los que se cierne un manto de duda: Benedetti, Roy Barreras, Piedad Córdoba, Ernesto Samper; más de medio equipo que trabajó con Juan Manuel Santos, además de parapolíticos y otros de dudosa reputación, entre otros, que con sed del anunciado “perdón social” buscan protegerse de cualquier llamado a la justicia o librarse de las condenas ya impuestas ¿qué cambio hay ahí?

Además de los anteriormente nombrados, están los fanáticos que se suman a ese grupo y que quieren hacer alarde de una superioridad intelectual y en muchos casos moral descalificando y ofendiendo ciegamente a quien no esté de acuerdo con sus posiciones o que no quiera votar por su candidato. No se sabe a qué tipo de cambio se refieren…

Por el otro lado, por el del ingeniero Hernández, que se ganó los votos y el derecho a la segunda vuelta de una manera casi que inédita de hacer campaña presidencial en Colombia – sin manifestaciones, a punta de redes sociales y con la lengua afilada- tampoco tenemos certeza de qué va a pasar en su eventual gobierno; pues sus postulados son: cero corrupción; cero mentiras, cero esto y cero lo otro; muy buenas intenciones y muy atractivas pero ¿cómo va a lograrlo? Ese el meollo del asunto ¿le alcanzará la gasolina para mantenerse independiente durante el mandato?

La incertidumbre reina en todo caso; dicen que hay que escoger entre dos males el menor; eso sí, gane el que gane recuerde que todo cambio genera resistencia y que ojalá no nos manden de Guatemala para “Guatepior”….

Compartir en

Comments are closed.