El Minambiente rechaza la retención de uno de sus científicos durante la Operación Artemisa

El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, rechaza la retención de uno de sus funcionarios durante la ejecución de una de las intervenciones de la Operación Artemisa, ejecutada para prevenir la deforestación en Colombia. Se trata del científico Winston Wilchis Álvarez, biólogo experto en biodiversidad y especies amenazadas, con mas de 10 años de experiencia en investigaciones de campo de la flora colombiana.

Advertisements

La retención se dio durante la XII intervención de la Operación Artemisa en las veredas El Triunfo y La Tunia, en San Vicente del Caguán, Caquetá, una acción contra infraestructuras asociadas al acaparamiento de tierras, cuyo fin era convertir bosques a nuevas áreas de pastos para implementar prácticas ilegales de ganadería extensiva y construcciones en estas zonas de especial importancia ecológica, localizadas en Zona de Reserva Forestal protegidas por la Ley Segunda de 1959, en el Parque Nacional Serranía Chiribiquete.

La acción de las autoridades se dio en el marco de la Política de Lucha Contra la Deforestación en la Amazonía colombiana, en una articulación con el Consejo Nacional de Lucha Contra la Deforestación (Conaldef); participaron el Ejército Nacional, la Fuerza Aérea, la Policía Nacional Dirección de Carabineros y Seguridad Rural, el área de Aviación Policial, la Fiscalía General de la Nación y funcionarios del sector ambiente.

La retención, que se produjo por parte de la comunidad, se dio durante el desarrollo de este procedimiento en uno de los cinco puntos intervenidos, en la vereda El Triunfo. Actualmente, una comisión humanitaria de la Defensoría del Pueblo de Caquetá y de la Cruz Roja realizan gestiones para su devolución por la comunidad durante el transcurso del día.

La operación intervino uno de los ecosistemas más estratégicos de conectividad entre las regiones de la Amazonía y los Andes, declaradas áreas de especial importancia ecológica en donde no se pueden realizar ningún tipo de actividades antrópicas de tala, rocería, quema e introducción de especies foráneas (pastos), porque contribuyen con la fragmentación de hábitats, disminución de la flora silvestre y con ello refugios de fauna silvestre, las cuales intervienen en procesos ecológicos vitales para la regeneración y dinámica de las sábanas, matas de monte y bosques de galería en los procesos de polinización; la dispersión de semillas que es realizada por aves, murciélagos y algunos mamíferos y, en menor proporción, por otros vertebrados, los cuales promueven la coexistencia de más especies de fauna y flora silvestre, y mantienen el equilibrio de ecosistemas presentes.

El Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete es considerado una megareserva y está localizado en el extremo noroccidental de la Cuenca Amazónica, contribuye a mantener los componentes físicos y bióticos de la región, que son el resultado de procesos evolutivos, biogeográficos y ecológicos, los cuales involucran áreas del Escudo Guyanés (Caquetá), la cuenca amazónica (Caquetá, Putumayo y Amazonas) y el piedemonte andino (Putumayo y Caquetá), y cuya combinación de los anteriores eventos y sus particularidades permiten que la región reúna las condiciones para ser una de las áreas con alta diversidad biológica del planeta.

Este parque fue declarado patrimonio mixto de la humanidad, dado que representa un gran aporte para la preservación de la biodiversidad y ecosistemas naturales para el planeta; así como la multiplicidad de expresiones culturales de las comunidades que se han asentado a través del tiempo en el territorio, hace que se cuente con la mayor cantidad de pinturas rupestres (petroglifos) del continente americano.

Compartir en

Comments are closed.