El olvido hacia las juntas de acción comunal

Hay un inconformismo eterno, y a veces con mucha razón, es producido por el ausentismo de las comunidades en la participación de las administraciones de turno, esta situación debe llevar a la inclusión de las comunidades, al fortalecimiento de las juntas de acción comunal (JAC), con el fin de fomentar la participación de los habitantes de todas las comunidades. La necesidad de tener un buen gobierno lleva de manera contundente la búsqueda de robustecer las JAC, donde los miembros son los interlocutores innatos entre el gobierno local (alcalde) y las personas de cada barrio.

En ciudades grandes donde se tienen las alcaldías menores, las juntas administradoras locales (JAL), los inspectores locales de Policía, todavía es más remota la posibilidad de que las juntas de acción comunal puedan jugar un papel verdaderamente importante entre las alcaldías y las comunidades. En municipios pequeños, donde las figuras anteriores no están presentes, pero sí las JAC, tampoco hay una participación en la construcción de una sociedad incluyente a través de las juntas de acción comunal. Si los gobiernos locales se dieran la tarea de fortalecer las JAC, las competencias que tienen las alcaldías menores, las Juntas Administradoras Locales, y los inspectores locales de Policía, podrían ser asumidas por las JAC y, de este modo, conseguir la inmediatez que requiere un verdadero gobierno.

Cumplir la ley, la relación mancomunada entre la ciudadanía y Gobierno, la inmediatez en las acciones gubernamentales, son tres factores fundamentales para conseguir un desarrollo sostenible. Desarrollo necesario para solucionar de manera expedita, situaciones y conflictos, y en los que los miembros de una JAC pueden hacer que sea posible la aplicabilidad de estos factores. Las iniciativas verdaderamente necesarias para hacer control social eficiente y eficaz, la motivación a la veeduría ciudadana, la caracterización de los miembros de cada uno de los barrios de nuestras localidades para conocer a fondo su problemática definitivamente debe comenzar a través de las juntas de acción comunal.
Muchas veces las voces de las juntas de acción comunal han sido calladas por intereses políticos, o también se ha dado el caso de que estas se han politizado con el fin de obtener votos para alguna corriente política. Es hora de que en barrios y comunidades se haga una gran campaña pedagógica para concientizar a la ciudadanía del papel Fundamental de las JAC. Una vez se logre un fortalecimiento, los miembros de estas puedan tener las competencias de actuar como conciliadores, de conformar los consejos locales de planeación y formular políticas públicas locales; realizar audiencias de rendición de cuentas y por parte de funcionarios publico locales, y contratistas, como el ejercicio del control sobre ellos.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App