Electricaribe desvió $20.408 millones de subsidios en 2017: Contraloría

Un auditoría del ente de control reveló que el dinero se usó para cubrir pérdidas y los perjudicados fueron los usuarios de estratos 1 y 2 de la región.

Entre enero y julio de 2017, Electricaribe desvió recursos por 20.408 millones de pesos para cubrir sus pérdidas, cuando esos dineros del Fondo de Energía Social (Foes) estaban destinados a los subsidios de los usuarios de estratos 1 y 2, así lo reveló una auditoría de la Contraloría General de la República.
El periodo auditado va de noviembre de 2016 a septiembre de 2017, en medio de la intervención a Electricaribe por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos.

No es la primera vez que la Contraloría señala a Electricaribe de esta práctica ilegal, ya que en auditorías a las facturas expedidas durante los años 2015 y 2016 se encontró que la empresa utilizó, para disminuir sus pérdidas, 78.500 millones de pesos que eran para subsidiar a 600.000 usuarios de la región.

En la reciente auditoría, el ente de control halló que Electricaribe aplicaba un valor menor al usuario del que tenía derecho por cuenta del subsidio, tasado en 46 pesos por cada kilovatio/hora de su consumo. Sin embargo, solo le restaban 0.46 por cada kilovatio.

El resto del subsidio, casi el 99%, era destinado a cubrir las pérdidas de la compañía, y el usuario tenía entonces que asumir el costo del servicio sin ese beneficio.

“Lo anterior se debe a que Electricaribe, actuando en contravía de los objetivos planteados en la política pública, entre ellos, el de subsidiar el valor del consumo de la energía eléctrica de usuarios ubicados en zonas de difícil gestión, áreas rurales de menor desarrollo y en zonas subnormales urbanas, es decir, de los usuarios más pobres del país, desconoció las normas que regulan la aplicación de estos subsidios y utilizó un procedimiento no autorizado en perjuicio de estos beneficiarios y en favor de la empresa”, se lee en el informe de la Contraloría.

Consecuencia de lo anterior, se derivó un daño al patrimonio público, representado en el menoscabo de los recursos públicos generado por la indebida aplicación que de ellos hiciera Electricaribe por la gestión fiscal desplegada en forma ineficaz, al no haber destinado los mismos al cumplimiento de la finalidad estatal esencial para la cual le fueron entregados que era subsidiar el consumo de energía de los más pobres.”

AGREGÓ EL ENTE DE CONTROL.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App