En Caldas se recuperan 24 cuerpos de personas desaparecidas

Tras dos semanas de labores humanitarias en Samaná, Caldas, la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) confirmó que se recuperaron 24 cuerpos de personas que murieron en situación de violencia extrema durante la época de conflicto en la zona. Además se tomaron más de 180 pruebas de sangre a familiares de desaparecidos para poder hacer más fácil y rápida la identificación de esos cuerpos.

La UBPD pudo establecer que el 90% de los cuerpos recuperados fueron enterrados como “NN” y son hombres entre los 17 y 45 años. La mayor cantidad de estos cuerpos fueron ingresados entre 2002 y 2007 al cementerio de San Agustín, de Samaná (Caldas), justo cuando hubo un recrudecimiento del conflicto armado en la región.

Así lo explicó a medios de comunicación la directora de la UBPD, Luz Marina Monzón: “Ha sido una acción humanitaria exitosa en el sentido en que hemos podido recuperar del cementerio San Agustín de este municipio 24 cuerpos que pueden corresponder a personas desaparecidas y cuyas identidades debemos verificar y establecer las circunstancias en las que perdieron la vida”.

La información hallada por la UBPD fue comparada con la del Instituto Nacional de Medicina Legal, pues los cuerpos pasaron por esta institución antes de ser llevados al cementerio. Con los datos recopilados se confirmó que la mayoría tenían signos de violencia como impactos de proyectiles de arma de fuego, señales de tortura y desmembramiento, entre otros.

La Sección de Ausencia de Reconocimiento de Verdad de la JEP tomó la medida este viernes luego de una investigación en la que encontró "una indebida administración" de los cementerios Nuestra Señora del Carmen en la población, de Norcasia; San Agustín y San Diego, en el municipio de Samaná, y los de San Maximiliano María Kolbe y Pradera, en Victoria. EFE/ÁLVARO BALLESTEROS/Archivo
La Sección de Ausencia de Reconocimiento de Verdad de la JEP tomó la medida este viernes luego de una investigación en la que encontró "una indebida administración" de los cementerios Nuestra Señora del Carmen en la población, de Norcasia; San Agustín y San Diego, en el municipio de Samaná, y los de San Maximiliano María Kolbe y Pradera, en Victoria. EFE/ÁLVARO BALLESTEROS/Archivo

Por otro lado, la Unidad tiene proyectado realizar misiones humanitarias como estas en La Dorada, Victoria y Norcasia, zonas referidos en la estrategia de búsqueda de desaparecidos.

“La gran esperanza es que a este Plan Regional se vincule la mayor cantidad de personas con la información que nos permita la identificación y no solo la recuperación de los cuerpos. Es un momento muy importante para la UBPD y para este paradigma extrajudicial y humanitario que se ha trazado el Estado para responderles a las víctimas”, concluyó Luz Marina Monzón.

Por su parte, el equipo de Desaparicionforzada.Co denunció que la Fiscalía General de la Nación y el Centro de Memoria Histórica borraron 13 años de información sobre el número de víctimas de desaparición forzada en Colombia, pues pasaron de contabilizar 98.930 víctimas a solo 34.978.

Dentro del seguimiento que desde esta organización hacen a cada una de las bases de datos registradas en Medicina Legal, la Unidad de Víctimas, la Fiscalía y el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) se dieron cuenta que hubo “una manipulación evidente de los datos por parte de estas dos últimas entidades”, así dice la denuncia compartida. Además, confirmaron que la cifra fue alterada cuando Centro Memoria publicó en sus redes que son 76.320 víctimas de este delito, datos que no concuerdan con ninguno de sus informes.

Compartir en

Comments are closed.