En medio de procedimiento policial, niña fue impactada con bala perdida

En medio de un forcejeo por supuestos ataques a agentes de la Policía de Piedecuesta, municipio del departamento de Santander, uno de los uniformados accionó su arma de fuego resultando en una bala perdida que terminó hiriendo a una menor de 11 años.

En el barrio El Refugio, se hizo una llamada a la Policía para atender una reunión social que estaba violando el toque de queda y las medidas de ley seca dictadas por la administración local durante el puente de Reyes. Posterior a esto, los uniformados acudieron y no fueron recibidos de la mejor manera por parte de las personas, de las cuales algunas estaban en estado de alicoramiento.

Al parar la rumba, los uniformados fueron agredidos por las personas que departían en el grupo y se desencadenó un forcejeo entre los agentes y uno de los adultos en el lugar. A raíz de esto, según reportó Caracol Radio, un policía disparó al piso para detener el enfrentamiento.

De acuerdo con el testimonio del secretario de interior del municipio, Jairo Correa, después de detonar el disparo, el mismo rebotó en el piso e impactó a la niña de 11 años en el brazo. Por otro lado, debido a los ataques ciudadanos, dos uniformados resultaron heridos en el evento.

“El Gobierno local rechaza estos hechos y desordenes presentados, y pide a la comunidad respetar las medidas impuestas por el bienestar y la salud de los ciudadanos ante la emergencia por el avance de los contagios del COVID-19″, expresó Correa por medio de un comunicado difundido por Twitter.

Rodrigo Álvarez Triana, comandante de Seguridad Ciudadana de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, aseguró que la institución se encuentra investigando los hechos que causaron la herida. A su vez, acompañando a la menor y a sus familiares.

“Los hechos estarían relacionados con una posible asonada por un grupo de personas que infringían el toque de queda y la ley seca. Habrían reaccionado de manera violenta ante el requerimiento de los uniformados que atendían el caso”, expresó el uniformado ante las cámaras de Caracol Noticias.

En las últimas horas, se conoció que la niña, tratada en el Hospital Internacional de Colombia, se encuentra estable y en recuperación. Según reporta el diario local Vanguardia, a la menor se le retiró el proyectil de su brazo derecho pero, según informa la madre, su hija sufrió una fractura de codo en tres partes y debe ser intervenida nuevamente.

Según la mujer, que le pidió al medio reservar su identidad, hay preocupación porque no se sabe cuándo volverá la niña a sus clases habituales, ya que la niña es diestra y se desconoce el tiempo de recuperación que necesite para que se habilite su brazo. “Con el hace todo”, expresó la madre.

A su vez, la madre reveló que entre los protagonistas del altercado con las autoridades estuvo el padre de la menor, un allegado a la familia y un agente. De acuerdo con el testimonio, parte de las motivaciones fueron por supuestos problemas personales.

“El policía llegó a tomarle fotos a la moto de ellos, le hicieron el reclamo, tuvieron una discusión, se empujaron y ahí el policía sacó el arma y disparó. Mi hija estaba al otro lado de la calle cuando la hirieron”, explicó la mujer al diario local.

Compartir en

Comments are closed.