“EPS que no cumplan la sacaremos de Córdoba”: gobernador

Las EPS que sigan incurriendo en fallas en la prestación de los servicios a sus usuarios serán objeto de revocatoria total o parcial de sus licencias de funcionamiento, según lo advierte el superintendente de salud Fabio Aristizabal.

En Córdoba un duro llamado a las Empresas Promotoras de Salud, EPS, hizo el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, aduciendo que las que no cumplan con su responsabilidad serán sacadas del departamento, de la mano de la Superintendencia Nacional de Salud y del Ministerio de Salud.

La advertencia la hizo por la demora en la toma de muestras y en la entrega de resultados a los pacientes que llaman indicando que tienen síntomas de COVID-19. “Su misión y su funcionalidad es servirle a los cordobeses”, reiteró.

Una vez más dijo que la obligación y competencia de toma de muestras está en cabeza de las EPS y por ello, su directriz como gobernador ha sido solicitar una inspección y vigilancia y un control grande a las empresas de salud.

“Hemos tomado la decisión de no permitir más burlas, pues necesitamos un compromiso y una recirpocidad con el esfuerzo que está haciendo la red pública, la red privada, nuestros científicos, nuestros médicos y la fuerza pública.

Una vez más les hizo un llamado para que respondan con este momento histórico que vive el país para que realicen las pruebas de manera oportuna y para que garanticen un resultado oportuno”, anotó.

S.O.S del alcalde

Por su parte, el alcalde de Montería, Carlos Ordosgoitia, pidió al superintendente nacional de Salud, Fabio Aristizábal, que se intensifiquen las acciones de control a las EPS, ante la demora en la atención a los pacientes, en la toma de muestras y entrega de resultados.

Insistió en la necesidad de intensificar la búsqueda activa de casos para tomar las medidas correspondientes y evitar la propagación de la enfermedad y las muertes, pues esta sección del país ocupa el más alto nivel de letalidad del país.

Se refirió a la intensa búsqueda de casos que están adelantando en los siete barrios donde se delimitaron los cercos, hasta donde llegaron con un equipo de médicos para adelantar pruebas rápidas.

Dijo que en Cantaclaro, uno de los barrios intervenidos, se identificaron 185 familias de los cuales 65 tienen integrantes con síntomas asociados a COVID-19. “Este cerco no se trata solamente de restringir a movilidad de las personas en la calle, sino de salvar vidas, por eso llevamos atención médica con nuestra ESE Vidasinú para la detección temprana de COVID-19 y de otras patologías, porque también hemos identificado que las personas no están consultando en los centros hospitalarios y cuando lo hacen, ya llegan en estado crítico”, expresó el alcalde.

En ese cerco se realizaron 90 pruebas rápidas, de las cuales 9 resultaron positivos, por lo que se les ordenó la prueba confirmatoria PCR a través de su EPS y aislamiento en casa.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App