Estás son las opciones disponibles para postularse a los subsidios de vivienda

El 2021 dio su ‘pistoletazo inicial’ después de unos meses más que atípicos a raíz del nuevo coronavirus, el cual, declarado como pandemia en marzo de 2020, sigue circulando por todo el planeta. No hay que bajar la guardia.

Eso sí: varios proyectos de vacuna fueron aprobados y ya hay varios países iniciando el proceso de vacunación. Colombia comenzará en febrero. El 2021, prometedor para algunos, aunque para otros quizá no tanto, puede iniciar con proyectos en torno a la calidad de vida: un nuevo empleo, tal vez unas vacaciones con todo el autocuidado posible y, por qué no, una casa nueva.

Conozca cómo acceder a algunos de los subsidios de vivienda otorgados por gobiernos locales y el nacional en el país.

LAS OPCIONES: En Bogotá existe el Subsidio Complementario de Vivienda, del cual está encargada la secretaría Distrital del Hábitat. Este, esencialmente, cubre a hogares que ganen hasta dos salarios mínimos.

Estas familias pueden obtener incluso un monto de más de 50 salarios mínimos destinados a la compra de casa. La ayuda busca cobijar, al menos durante 2021, a más de 1.600 familias.Al ser complementario, este subsidio puede solicitarse junto con otros destinados, por supuesto, a la adquisición de una casa propia.

Vale resaltar que los subsidios de vivienda, independientemente de cuál se trate, van dirigidos principalmente a la compra de dos tipos de casa: los VIP (Vivienda de Interés Social Prioritaria), que valen máximo 80 salarios mínimos, y la VIS (Vivienda de Interés Social), con un valor de máximo 150 salarios mínimos.

Dependiendo de los ingresos de su hogar usted puede hacer cuentas con cada uno de los subsidios. Por ejemplo: puede acogerse al programa de Mi Casa Ya, complementarlo con el otorgado por la secretaría de Hábitat y, de ser posible, añadir las posibilidades ofrecidas por su caja de compensación.

Usted debe ir hasta una sala de ventas y escoger el tipo de vivienda que prefiere. Tras ello, y dependiendo lo solicitado por la entidad de finca raíz (por ejemplo, un plan de pagos o un primer pago para apartar la casa), puede ir a una entidad bancaria y solicitar un crédito hipotecario, añadiendo, además, que desea acogerse al programa Mi Casa Ya y complementar con el subsidio del distrito, en caso de que la vivienda se compre en Bogotá.

Recuerde que, para aplicar a cualquiera de los subsidios -o incluso a todos-, los ingresos de su hogar no pueden ser mayores a 4 salarios mínimos, monto que, a la fecha y luego del incremento tradicional de inicio de año, está en 3’634.104.

Además, debe demostrar que no es propietario de vivienda ni ha sido parte de otros proyectos gubernamentales de auxilio para la adquisición de un techo propio. En cuanto al subsidio para vivienda No VIS, este fue reglamentado por el decreto 1233 del 14 de septiembre de 2020, y está disponible hasta diciembre de 2022, o hasta que se agoten las existencias.

Los beneficiarios de los subsidios para viviendas que no sean de interés social recibirán hasta cerca de 439 mil pesos mensuales durante los primeros 7 años del crédito, lo que equivale a un subsidio total de 42 salarios mínimos, es decir, más de 36 millones de pesos, para que más familias puedan hacer realidad el sueño de tener casa propia.

De otra parte, el presidente Duque sancionó el jueves la nueva Ley de Vivienda y Hábitat aprobada por el Congreso, con la que se espera facilitar el acceso a los subsidios de vivienda, reglamentar la Política de Vivienda Rural y mejorar la capacidad de planificación territorial de los municipios.

La nueva norma también elimina la restricción de enajenación a las viviendas subsidiadas, salvo para vivienda gratuita, en donde la restricción pasa de 10 a 5 años. También en vivienda rural, la ley reconoce las dificultades de acceso a los territorios, permitiendo aumentar el valor del subsidio en el rubro de transporte.

Compartir en

Comments are closed.