Fuerte incendio en Nariño que arrasa con el páramo de Cumbal

Los incendios que se registran desde hace varias semanas en el páramo de Cumbal han alcanzado grandes proporciones en los últimos dos días. Cerca de 2.000 hectáreas ya habrían sido consumidas.

La comunidad de la zona rural del municipio de Cumbal, en el departamento de Nariño, pide con urgencia la atención de las autoridades para mitigar la conflagración, que se viene presentando entre las veredas de Tasmag y Cuaical, en pleno páramo de Cumbal, cerca del Volcán del mismo nombre. Las llamas se han extendido hasta los sectores de Mundo Nuevo y Guacaltud.

Semanas atrás los bomberos reportaron constantes incendios en páramos del municipio del sur de Nariño, hoy vuelve y juega con esta problemática que se registró en grandes proporciones”, aseguró el portal Abranoticias, que también dio a conocer que hombres y mujeres sin las herramientas necesarias tratan de contener el fuego.

Según los habitantes de la zona, las llamas han consumido varias hectáreas de vegetación nativa y frailejones, una especie que solo crece un centímetro por año, alcanzando una altura máxima de 15 metros.

Las personas que están tratando de mitigar el incendio aseguran que “las llamas han alcanzado hasta los cinco metros de altura y avanza muy rápidamente por cuenta de los fuertes vientos que se registran en la zona”. Los testimonios también dan fe de que varios animales se han quemado y otros tantos han resultado afectados.

El Frailejón es una de las especies más afectadas por los incendios. Foto: Santiago Madriñán.
Debido a la preocupante situación, los afectados solicitan la intervención urgente de los organismos de socorro municipales y departamentales, para apagar el fuego con prontitud y que así, se pueda reducir el impacto negativo en los ecosistemas que continúan incendiándose.

El número de hectáreas hasta el momento es desconocido, pero según explicó Semana, “se especula que podrían ser cerca de 2.000”.

La revista también dio a conocer que la Dirección Administrativa de la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres está realizando un monitoreo permanente desde que fueron informados.

“Desde la Gobernación de Nariño se está coordinando el apoyo con el Cuerpo de Bomberos de Túquerres para atender la conflagración”, agregó la entidad y también indicó que, inicialmente, estos hechos son atribuidos a personas que buscan ampliar la frontera agrícola en la zona.

El páramo de Cumbal enfrentó otro fuerte incendio en septiembre, el cual afectó cerca de 400 hectáreas y alcanzó a durar cuatro largos días.

Tras este desastre ambiental, se vio perjudicado el nacimiento del río Blanco, que surte los acueductos de los municipios de Cumbal, Cuaspud Carlosama e Ipiales, pero también alcanzó a afectar el río Guiza, que provee agua a las poblaciones de Ricaurte y Llorente.

En esa ocasión, los habitantes señalaron que la causa del aumento de las conflagraciones fueron las constantes quemas de los interesados en ampliar la frontera agrícola en busca de su sustento“situación que develó la falta de educación ambiental y de alternativas productivas para los campesinos que viven en estos ecosistemas”, señaló Semana.

En esta zona crecen en su mayoría frailejones, los cuales son de gran importancia para la preservación del páramo ya que capturan el agua de las nubes y la neblina, la retienen de manera natural y luego la descargan, ayudando a mantener los caudales de ríos y quebradas.

infobae-image

Tomado de: Infobae

Compartir en

Los comentarios están cerrados.