Juan José, a través del lente

Este reportaje gráfico del corregimiento de Juan José, recrea parte de la historia de este territorio del San Jorge, a través de las memorias de sus habitantes.

Entre el olvido y el deseo de superación: A una hora y medio de camino en carro, después de pasar por el municipio de Puerto Libertador Córdoba, y de atravesar caminos destapados, en medio de zonas montañosas, se encuentra el corregimiento de Juan José, un lugar habitado por campesinos, personas amables y trabajadoras. Una zona que, a pesar de ser estigmatizada por distintos hechos violentos, sigue en pie de resistencia para no seguir en el olvido.

Avenida principal: aquí inicia en la actualidad. En su formación, al final era que comenzaba el caserío en dirección hacia el río.

Y es, que es así, como ellos mismos se consideran, que son parte del olvido, de esos pueblos a los que el estado no llega, y deben conformarse con lo que la misma tierra les da para subsistir. De este modo lo relata María Daniela Salgado, quien nos contó que cuando Juan José se formó, el medio de transporte era el río y camino de a pie, ahora logran llegar por carreteras estrechas que aún no están pavimentadas.

Doña Carmen, como le es más conocida, llego a Juan José cuando las casas que existían eran ranchitos de cartón y tablas, y estaban rodeadas de espesas montañas. Ella también ha sido testigo del conflicto armado, que le arrebató dos de sus hijos, sin embargo, para esta laboriosa mujer, Juan José es un territorio que lleva en su corazón, ya que se ha desempeñado como matrona, recibiendo a la vida a muchos hijos de este pujante corregimiento. “Sí, somos víctimas, pero también somos más los buenos que los malos”.

María Daniela Salgado, Partera del corregimiento

Juan José es un lugar de migrantes. Son muchos los foráneos que llegaron a este corregimiento y fueron cautivados por la belleza de sus paisajes y la cordialidad de su gente. Algunos pobladores oriundos migraron en buscan de un mejor futuro. En Juan José cada camino lleva a lugares que narran hechos y que construyen su memoria histórica, en su mayoría, casas, calles y personajes que aunque hoy están un poco atrojados por el tiempo, siguen como imagen viva de una realidad que para ellos sigue intacta en sus recuerdos.

Francisco Cogollo y Miguel Arrieta, campesinos oriundos de Juan José.

Los viejos, como se les llama de forma cariñosa a los más ancianos, hoy son el rostro de lo que el tiempo ha dejado en Juan José. Son ellos quienes, en sus casuales encuentros, se reúnen en la terraza de sus casas para hacerle una jugada a la memoria, y mediante cuentos relatar lo que vivieron, lo que han vivido y cómo han cambiado las costumbres.

Antiguo planchón, lugar de transporte fluvial de Juan José

Sin duda en Juan José, el suelo y el rio son la memoria de sus habitantes.  Las actividades de siembra y pesca son el día a día de cada campesino de esta región, que todas las mañanas, antes de que salga el sol, salen a regar el suelo y a tirar la atarraya para sacar el sustento de su hogar.

Y es que es el río, el que a través de los años se ha convertido en el medio de vida de los lugareños de Juan José, que no solo tiene pescadores dedicados a la cosecha de peces, sino de hombres con ilusiones y sueños de convertirse en grandes productores y piscicultores de la región.

La pesca y el cultivo de arroz, son la principal fuente de economía en la actualidad

Como muestra de ello, Juan José ya cuenta con varias asociaciones piscícolas, que están en la búsqueda de seguir creciendo a través de la Red Piscícola del San Jorge,  organización de segundo nivel en donde no solo buscan fortalecer sus habilidades, si no consolidarse económicamente como una grandes piscicultores, brindando bienestar a cada una de sus familias, por lo que se espera que este rincón de Córdoba, muy pronto sea reconocido,  porque Juan José, es el escenario donde sus tierras son agradecidas y sus aguas traen paz.

Miembros de la asociación piscícola Acompi.

En la actualidad, Juan José sigue avanzando, antes su agricultura se basaba en la siembra de maíz y la pesca,  ahora  la piscicultura  ha tomado mucha más fuerza, junto con otras actividades económicas como el arroz, el caucho y otras siembras sirven de sostenimiento para sus campesinos, hoy sus habitantes se siguen reuniendo pero a celebrar fiestas patronales, tal vez ya no como antes alrededor de papayera, pero si con la misma fe, de pedirle a Dios y a todos sus santos, a los que les profesan, que Juan José no quede en el olvido.

Retrato de la celebración de las Fiestas patronales
Compartir en

Comments are closed.