La Región Caribe creció en 780 mil hectáreas de áreas protegidas

El Caribe colombiano avanza a paso firme en la protección de ecosistemas estratégicos para la región. En 15 años pasó de 3 mil a más de 780 mil hectáreas en áreas protegidas regionales, terrestres y marino costeras, sumando el área protegida marina e insular más extensa del país seaflower, con una extensión de 6.500.000 hectáreas.

Igualmente, Parques Nacionales aumentó en 3 nuevas áreas protegidas con más de 182.000 hectáreas.

Estas estrategias garantizan la conservación de ecosistemas en estado crítico y altamente amenazados que hoy son catalogadas como áreas núcleo que forman parte de la estructura ecológica principal de la región.

Esa estructura permite garantizar el desarrollo sostenible, la adaptación al cambio climático, la seguridad alimentaria y el bienestar de las comunidades.

Estos resultados son alentadores ya que un sistema natural en buenas condiciones contribuye a garantizar la salud de la humanidad, permiten asegurar los servicios ecosistémicos del que depende la sociedad; y se consolidan procesos de conservación, recuperación y uso sostenible de los recursos naturales, como estrategias necesarias para hacer frente a las pandemias.

Para Jesús León Insignares, presidente del SIRAP Caribe la región Caribe comienza un gran desafío recuperar la estructura ecológica del Caribe colombiano. “Si para el mundo hoy es importante fortalecer la infraestructura de la salud para mitigar esta pandemia, es de igual importancia recuperar la estructura natural de los ecosistemas y entender, desde un análisis profundo los procesos que pueden originar las epidemias globales y su relación con la biodiversidad”, expresó.

Llamó la atención para adquirir conciencia que si seguimos deteriorando los ecosistemas, deforestando, traficando especies silvestres, ignorando el cambio climático se derrumbarán las barreras que nos protegen y facilitando la distribución de especies patógenas.

Para recuperar esta estructura, es de vital importancia, conectar las áreas protegidas a través de corredores biológicos que permiten el flujo de las especies silvestres y actividades productivas sostenibles.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App