Luis díaz consigue su segundo título en menos de 4 meses

Liverpool, de nuevo en lanzamientos desde el punto penalti, venció al Chelsea y se coronó campeón de la Copa FA, en Wembley, tras un empate sin goles en los 90 minutos que se prolongó en el alargue.

Advertisements

El equipo que dirige Jürgen Klopp había derrotado al de Thomas Tuchel en la final de la Copa de la Liga, esa vez en un larguísimo desempate que terminó 11-10, y también con un empate sin goles en el tiempo reglamentario.

El colombiano Luis Díaz consiguió su segundo título con el Liverpool, en apenas cuatro meses con el equipo. Tuvo una buena actuación, fue el más activo en el ataque del Liverpool y tuvo varias opciones para romper el cero. Fue reemplazado en el minuto 8 del alargue por Roberto Firmino.

Un fallo de César Azpilicueta y un paradón de Alisson Becker a Mason Mount le dieron impulso a un Liverpool que pudo resolver el título antes, pero Sadio Mané falló el quinto cobro.

Pese al 0-0, la final de la Copa FA fue otro partidazo

La final de la Copa de la Liga hace un par de meses, en este mismo escenario y con los mismos protagonistas, demostró que un encuentro sin goles puede ser un partidazo, puede ser absorbente y puede ser trepidante. Y lo volvieron a exhibir con un encuentro a la altura, sino mejor.

Durante 120 minutos, no hubo gol en Wembley, pero no importó lo más mínimo. La falta de puntería solo la sufrían los jugadores, mientras el público disfrutaba de uno de los encuentros más bonitos de la temporada. Un duelo al que el Liverpool salió con la intención de hincar el colmillo en los primeros compases, con un Luis Díaz desatado al que el Chelsea no conseguía descifrar.

El colombiano entró varias veces con total libertad por su carril izquierdo, desesperando a Reece James, pero errando en un mano a mano con Mendy.

Chalobah tuvo que sacar una pelota encima de la línea que marcó el fin del peligro ‘Red’ y abrió paso a las hostilidades del Chelsea. Un remate de Pulisic a centro raso de Mount que se marchó desviado y un error de Marcos Alonso en el mano a mano con Alisson, que encimó perfecto y se llevó un buen golpe en la rodilla, fueron las más claras de los de Thomas Tuchel, que recibieron el impulso definitivo cuando Mohamed Salah, a la media hora, se echó al suelo y pidió el cambio.

Problema muscular en la ingle a catorce días de la final de la Champions. Un drama para el egipcio y para Klopp. El alemán tuvo que recurrir a Diogo Jota y el portugués casi marca en su primera aparición, un disparo en las narices de Mendy demasiado alto. La sensación general es que debería haber marcado.

El Chelsea siguió encontrando vías de escape y su salida en la segunda parte fue un torrente de ocasiones con tres para haberse adelantado ellos. Volea rasa y desviada de Alonso, paradón de Alisson a Pulisic y falta de Alonso al larguero.

Pero el cronómetro corría sin el gol. Ni Lukaku, ni Díaz a la media vuelta, ni un disparo brutal de Thiago. Tampoco el palo que escupió el disparo del colombiano y el que repelió un remate de Robertson a puerta vacía antes de la prórroga.

La llegada del tiempo extra terminó con las fuerzas de Virgil Van Dijk, sustituido con molestias físicas, y prácticamente con las de los dos equipos, que acabaron rendidos y bajando el nivel de juego.

La nueva tanda de penaltis favoreció otra vez a Liverpool

Los dos firmaron los penaltis. Y como hace tres meses, los once metros decidieron. Como en la Copa de la Liga, pero con diferentes protagonistas bajo los palos. Aquel día estuvieron Caoimhin Kelleher y Kepa Arrizabalaga; esta vez Alisson y Mendy.

La tanda estuvo lejos de la perfección de los 21 penaltis de febrero y hubo un tiro al palo de Azpilicueta, un paradón de Mendy a Mané, para dejar al Chelsea vivo, y una parada definitiva de Alisson que, unida al último lanzamiento del griego Kostas Tsimikas, entregó la octava FA Cup de su historia al Liverpool, que iguala en el palmarés a Chelsea y Tottenham Hotspur.

Compartir en

Comments are closed.