Luis, el joven sincelejano que le amputaron el brazo por su condición sexual, necesita dinero

Luis joven de Sincelejo.

Estamos acompañando un caso que nos duele mucho. Hoy necesitamos de tu ayuda para apoyar a Luis, un joven gay de 17 años que perdió su brazo en un acto de discriminación.

Luis venía siendo blanco de ataques discriminatorios en su barrio en Sincelejo. El 30 de julio un joven de su misma edad lo atacó con un machete quitándole su brazo. @fundsucrediv conoció el caso y Colombia Diversa, junto a @PINKCONSULTORES , decidimos acompañarlo

Según @fundsucrediv , organización que también acompaña el caso, la Policía no contó con la presencia el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar al momento de la detención del agresor de Luis; esto es un error de procedimiento y por ende su agresor está libre.

Este caso demuestra la ausencia de políticas de prevención de la violencia y discriminación contra jóvenes LGBT en ámbitos como la familia, entornos comunitarios y las instituciones encargadas del bienestar y educación de niñas, niños y adolescentes.

Esto no es un caso aislado. Un estudio del Instituto Williams, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en el que entrevistaron 4.867 personas LGBT en Colombia, encontró que la mayoría de los hombres gay (71%) experimentaron agresiones verbales durante su vida

Luis requiere atención psicológica y una prótesis, entre otras cosas, que le permitan tener una vida digna y con tu aporte puedes ayudar a esto. Cualquier aporte será valioso

Luis Álvarez, de 17 años, estaba caminando el viernes 30 de julio en su barrio Altos del Rosario de la ciudad de Sincelejo, cuando un vecino, de su misma edad, empezó a insultarlo por su orientación sexual. No era la primera vez.

En muchas ocasiones, Luis había sido el blanco de insultos, únicamente por ser gay. Según él, su vecino era el principal agresor. Se la pasaba diciéndole: “loca, maricón, mariquita”, entre otras expresiones despectivas. Ese fatídico día, Luis decidió responderle y defenderse, pero el otro adolescente tomó un machete.

Luis quedó sorprendido y paralizado. Pensó que el gesto era solo una amenaza, pero el joven utilizó el machete para arrancarle a Luis la mitad de su brazo.

“Sentía que era una película, que no era conmigo”, cuenta Luis. Con su brazo en el suelo, empezó a gritar: “ayuda, quedé mocho”. Varias personas vinieron a auxiliarlo y lo llevaron a la clínica Santa María. “Ahí llegó mi mamá, y mi hermano, llorando”, narró el joven agredido.

El miércoles 5 de agosto volvió a su barrio, después de pasar varios días en la clínica. Al regresar, Luis se encontró con un recibimiento que no esperaba. Los vecinos lo acogieron con pancartas, bombas y comida.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App