Luz Estela, “por una vida digna”

Escribir es mi único instrumento para desahogar la tristeza que siente mi corazón. Les compartiré una historia de Luz Estela Madera Arenas, una joven de 20 años, que vive en estos momentos en el municipio de Tierralta, exactamente en el barrio Bula Hoyos y tiene una historia de vida que a veces parece más de un personaje de “Macondo”.

Luz Estela siempre se caracterizó en su comunidad, por ser extrovertida, amigable, amorosa, desde muy pequeña le tocó enfrentarse a una vida muy dura, pues asumió la responsabilidad de los que haceres de la casa, debido a que, en su humilde vivienda, solo vivía con un tío y una abuela minusválidos. En su infancia se pasaba cargando tanques de agua, y recibiendo ayuda de los vecinos para su alimentación y la de su familia. Pero, era muy poco lo que lograba recolectar, por eso ella llegó a un estado de desnutrición indescriptible.

Cuando tenía 12 años, se caía al caminar, no podía hacer ningún tipo de deporte, vivía sentada con temor a caminar, para pararse lo hacía con mucha dificultad, sus compañeros en ocasiones eran su bastón y no tenía fuerza ni para escribir, pedía dinero a los profesores más cercanos para poder comer, a pesar del hambre que sentía, y lo injusta que era la vida con ella nunca dejaba de sonreír y mirar la vida con optimismo; ante esta situación la docente Nuris Cordero, quien era su maestra de ciencias naturales en el colegio donde ella cursó hasta grado 7°, solicitó ayuda al ICBF, quienes se encargaron de contactar y entregar la niña una tía en Bogotá; pasaron algunos años y Luz Estela logró terminar su bachillerato, sin embargo, parcialmente logró recuperarse de la desnutrición que sufrió desde la infancia, la cual dejó fuertes secuelas en su organismo, que hoy en día le está pasando factura.

A principios de año 2020, regresó de Bogotá, a seguir cuidando de su abuela y tío, pero su situación de salud empeoró a tal punto que hoy en día no camina y está totalmente ciega, no tiene ningún tipo de movilidad, fue llevada al hospital del municipio de Tierralta, pero no recibió atención médica porque no tiene el carnet de salud. Ahora mismo, recibe ayuda de una vecina, quien en su noble corazón ha decido darle de comer, bañarla, vestirla y estar al tanto de todo lo que luz Estela necesite, pues en las condiciones en que está, no le es posible hacer nada.

Actualmente, no se sabe cuál es la enfermedad que padece, pero lo único que es cierto es que necesita ayuda, motivo por cual se hace esta publicación.

Un grupo de docentes, de la Institución donde ella cursó hasta grado 7°, estamos liderando una campaña “por una vida digna”. Decidimos ponernos al frente y contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de la niña. Estamos solicitando atención médica especializada, implementos de aseo personal y mejorar las condiciones de su vivienda.

La campaña “por una vida digna” pretende recolectar fondos entre la ciudadanía del departamento de Córdoba para ayudar a Luz Estela, tocar todas las puertas posibles, para que pongas sus ojos esta dolorosa situación y hacerle sentir a la joven que no está sola, que a pesar de sus limitaciones puede tener una vida mejor.

Para cualquier ayuda se pueden contactar con la profesora Nurys Cordero cel 301 442 9924.

Quien escribe y acompaña en esta causa es Luisa Soto Vergara, una de las docentes que hace parte del grupo de apoyo para la recolección de las donaciones.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App