Médico asesinado era víctima de amenazas en contra de su vida

Óscar Pastrana, médico anestesiólogo oriundo del bajo Cauca, fue hallado muerto este fin de semana en Bogotá, en circunstancias que apenas entrarán a ser materia de investigación por las autoridades competentes, luego de que amigos y familiares del fallecido aseguraran que su muerte pudo haber sido un asesinato. Pastrana venía recibiendo amenazas de muerte por denunciar irregularidades dentro del Hospital César Uribe Piedrahita, de Caucasia, Antioquia.

Según explicaron familiares y amigos de Pastrana, quienes hablaron con Caracol Radio, estaban solicitando una investigación a fondo del supuesto crimen, pues el anestesiólogo habría entregado un informe en el que citaba la existencia de unos documentos que demostrarían cómo el hospital público contrataba de manera irregular con IPS y EPS privadas.

Sergio Mesa, amigo cercano de Pastrana, quien tenía directo conocimiento del proceso de investigación que estaba haciendo el médico, explicó que la información recopilada por Óscar incluía pruebas de que un grupo, conocido como el clan de los Rodríguez, manejaba el hospital y tenían a su nombre una estructura de contratación pública. En ese clan, explica Mesa, estaría, incluso, involucrado el nombre del alcalde de Caucasia, Félix Olmedo Arango.

“Por ejemplo había elementos quirúrgicos con pelos, puertas que no estaban en condiciones prácticas y, aún así, el ICONTEC certificó en calidad al Hospital César Uribe Piedrahíta. Por denunciar estos hechos fue amenazado y demandado (Pastrana)”, explicó el amigo de Pastrana.

Según Jorge Alberto Gómez, representante a la Cámara por el Polo Democrático, Pastrana no pudo volver al Cauca, su lugar de origen, pues las amenazas lo tenían aterrorizado.

El representante, explicó lo que ya Mesa tenía claro respecto a las denuncias que había hecho su amigo, “el gerente del Hospital contrataba con una IPS y la EPS que ellos manejaban desde la costa, es decir ellos tenían un carrusel de la contratación y contrataban a esta entidad que ellos mismo manejaban”.

Según familiares y amigos del médico, supuestamente asesinado, las instalaciones del hospital están en pésimo estado, y tienen graves dificultades económicas. Una investigación de Caracol Radio, confirmó lo denunciado, por ejemplo, se descubrió que hay un cese parcial de labores por la falta de pago de los salarios de los trabajadores. Situación que se repite en los hospitales de Puerto Berrío y Puerto Nare. Los hechos son, ahora, materia de investigación.

Compartir en

Comments are closed.