Montería de la cuarentena a la inmunidad colectiva

Luis Fernando Ballesteros. Columnista de opinión de Río Noticias.

En el mundo se han mostrado 2 estrategias marcadas para enfrentar el COVID 19, la inmunidad de rebaño o inmunidad colectiva por un lado, siendo su principal exponente Suecia y utilizada de una manera menos abierta por Brasil, estados unidos y el reino unido entre otros    y por el otro la cuarentena o el aislamiento preventivo, está a su vez presenta variaciones en cuanto a su flexibilidad de acuerdo a las pruebas masivas, la capacidad para identificar la cadena de contagio y su respectivo cerco epidemiológico, es decir, a mayor número de pruebas más flexible el aislamiento, por que ponen en cuarentena solo a los infectados.

A los estados les ha tocado elegir una estrategia o la otra dependiendo las consecuencias dispuestas a soportar, ponen  en una balanza la economía y la vida, los que han optado por  la vida escogieron la cuarentena para   ganar tiempo para fortalecer sus sistemas de salud, dotarlos de instrumentos de protección y las herramientas para combatir la enfermedad, también para crear los protocolos de bioseguridad para las empresas,  todo esto con el fin de ganar tiempo y que haya el menor número de bajas posibles hasta que se descubra la vacuna, existiendo la posibilidad que no se descubra.

La cuarentena o aislamiento preventivo necesariamente debe ir acompañada de un estado asistencial de las condiciones mínimas de existencia.  Seguridad alimentaria, servicios públicos esenciales, subsidios etc.         

Cualquier otra medida dirigida a soportar el tiempo de confinamiento deben ser garantizado por el estado, porque no hay mercado, debido a que por el aislamiento la fuerza laboral desaparece de la cadena productiva afectando fatalmente la provisión de insumos, producción, transformación, industrialización, comercialización, hasta el consumo final, creando la mayor recesión económica del último siglo; Por lo menos en los sectores económicos no esenciales.

Los que escogieron la inmunidad colectiva o inmunidad de rebaño pretenden que la mayoría de la población, entre el 70% y 90% se contagien de COVID 19 y los que sobrevivan, porque se contagiaron y se recuperaron creando los anticuerpos para naturalmente combatir la enfermedad, crearan la inmunidad colectiva, es decir no habrá suficientes portadores del virus para contagiar a los que no han desarrollado inmunidad.

Los que optaron por esta estrategia le dieron más importancia a la economía y consideran que es inevitable el contagio de casi toda la humanidad y en consecuencia los muertos que en promedio serian del 4% de los contagiados.

los gobiernos de estos estados consideran peor las consecuencias de una economía destrozada que los efectos mortales del COVID 19, dejando toda la responsabilidad de prevención y la satisfacción de las necesidades básicas en manos de la ciudadanía y las dinámicas del mercado.

A casi 7 meses de estar enfrentándonos al Corona virus se puede concluir de las estrategias tomadas por los diferentes estados, que en ninguno de los casos se puede evitar el deterioro de la  economía, en Suecia, por ejemplo, Según las previsiones económicas de la Comisión Europea, la economía sueca, que creció un 1,2% en 2019, caerá un 6,1% este año; mientras el desempleo crecerá en un año del 6,8% al 9,7%; en 2021 apenas retrocederá hasta el 9,3%. 1

Por citar otro ejemplo, Un informe de la institución financiera Goldman Sachs estima que el producto interno bruto de EE.UU. en el segundo trimestre podría contraerse en un 24% y el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, predijo que el desempleo podría alcanzar el 20%.2

Colombia es un caso Sui Generis, porque ha tratado de combinar las dos estrategias, al principio el presidente no era partidario de la cuarentena por evitar los efectos negativos en la economía, la decreto por presión social y porque algunos mandatarios regionales se le adelantaron, sin mencionar la polémica por lo tardío del cierre del aeropuerto el dorado.

La cuarentena fue decretada el 24 de marzo con excepciones de los sectores catalogados como esenciales, produjo un efecto positivo en cuanto desacelero el foco de contagio y se ganó tiempo para “fortalecer” un poco el sistema de salud ( se hizo a medias).

A diferencia de otros países la cuarentena en Colombia se desarrolló con medidas y principios económicos utilizados con existencia de mercado, es decir, como si las personas pudieran por sus propios medios satisfacer las necesidades básicas para la existencia con el fruto de su trabajo, medidas incoherentes con el aislamiento preventivo, más cuando la economía colombiana tiene índices de informalidad que superan el 60%.

Medidas como ayudas humanitarias focalizadas en los estratos 1 y 2 desconociendo que los comerciantes informales y profesionales independientes, que generalmente pertenecen a estratos 3 y 4, pasan serios aprietos por no poder trabajar; estos no aparecen dentro de los programas de asistencia social.

Por otro lado, pretenden darle liquidez al mercado, en su mayoría inexistente, inyectándole capital a la banca, para que estos a través de créditos ayudaran al sector empresarial e informal, siendo esta medida un total fracaso porque los recursos no han llegado al destino esperado, sencillamente porque se desconoció la inexistencia del mercado y los bancos niegan los créditos por ser de alto riesgo, entendible por la incertidumbre sobre el fin de la pandemia.

  El 27 de abril el presidente DUQUE rompe la cuarentena activando el sector de la construcción y el manufacturero, permitiendo que trabajen alrededor de 3 millones de colombianos, desde este momento se empieza poner en práctica la estrategia de la inmunidad de rebaño, de manera gradual se ha ido activando la economía acompañada eso si de un discurso engañoso, se habla de que se extiende la cuarentena cuando ya no se tiene control sobre las personas que están autorizadas para trabajar porque sencillamente hay más excepciones que restricciones y los mandatarios locales no están interesados en hacer los controles  porque si los ciudadanos salen a trabajar se ahorran el gastar dinero en garantizar las condiciones mínimas de existencia.

Colombia fue incoherente con el manejo por la vía de la cuarentena porque el estado asistencial que se requiere ha sido insuficiente, las ayudas focalizadas, el endeudamiento de empresas y personas naturales ha sido el factor determinante en una estrategia para enfrentar la pandemia donde los mayores beneficiados han sido los bancos.

El municipio de Montería en cabeza del alcalde CARLOS ORDOSGOITIA sigue la misma línea del gobierno nacional sin asumir posiciones críticas desconociendo las particularidades del municipio.

También   se le hace ver al pueblo que para la administración es más importante la vida y la salud que la economía, pero el accionar administrativo no ha sido coherente con el discurso, sobre todo cuando le da prioridad con el presupuesto a proyectos que no son urgentes en este momento.

Se paso fácilmente de la cuarentena a la inmunidad de rebaño, pero a diferencia de otros mandatarios como JAIR BOLSONARO en Brasil, DONALD TRUMP en USA o el primer ministro sueco Stefan Löfven los mandatarios locales y nacionales no quieren asumir la responsabilidad política por la cantidad de muertos como resultado de la estrategia de la inmunidad colectiva.

A diario evaden la responsabilidad atribuyéndole la culpa  al ciudadano por la propagación del virus, que a la vez no capacitan en el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad en programas de salud pública, que se le engaña hasta con el discurso cuando se le hablan por ejemplo de cuarentena cuando esta no existe, sin mencionar los dias sin IVA y sus aglomeraciones.

Hoy en montaría se puede apreciar las consecuencias de hacerse el de la vista ciega y el de los oídos sordos frete al irrespeto a las normas de prevención, sencillamente porque en la estrategia de la inmunidad colectiva es “sálvese el que pueda”, cada quien debe buscar su sustento y es responsable de su propia seguridad, eso si desde el gobierno se evade la responsabilidad política por no haber fortalecido a tiempo el sistema de salud, estando a día de hoy colapsado el sistema de salud, apenas empezando a verse los efectos de romper la cuarentena.

Ahora le tocara detener la economía y volver al aislamiento estricto si no quieren ver muertos en las calles, esperamos se haya aprendido de los errores y esta vez si fortalezcan el sistema de salud enfocados en la prevención e invirtiendo en hacer pruebas masivas y ayuda humanitarias para garantizar el cumplimiento del confinamiento.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App