Niño casi muere tras ser mordido por una garrapata

Jonny Simoson, un pequeño de 3 años oriundo de Estados Unidos , estuvo a punto de morir tras contraer el virus Powassan, una enfermedad que es transmitida por las garrapatas. Al parecer, el animal se pegó al cuerpo del niño mientras este nadaba en una piscina.

Advertisements

Fue su mamá la que vio que la garrapata estaba adherida a su piel, así lo narró al New York Post : “No estaba incrustada, no estaba hinchada. La saqué fácilmente con un par de pinzas y todavía estaba viva. Días después solo dejó una pequeña protuberancia roja”.

Un par de semanas después, la guardería llamó a la mamá del pequeño para contarle que este no se sentía bien y que se quejaba de dolor de cabeza. Sus síntomas, antes de mejorar, empeoraron. Los seres queridos lo llevaron a un centro médico en el que fue atendido y le recetaron varios medicamentos.

No obstante, el niño empezó a presentar fiebre. En ese momento fue llevado a una sala de urgencias y posteriormente lo hospitalizaron en una unidad de cuidados intensivos pediátricos.

“Las cosas se pusieron realmente aterradoras en ese momento. Fue muy frustrante buscar una respuesta. Estábamos aterrorizados de no poder volver a casa con nuestro hijo”, aseguró su progenitora.

Una resonancia magnética permitió a los neurólogos diagnosticar meningoencefalitis, una grave infección en el cerebro.

Durante la primera noche empezaron a suministrarle un tratamiento que daba esperanzas. Cinco días después, el pequeño comenzó a mostrar mejoría, ya hablaba e interactuaba más con los médicos y sus familiares.

“Fue increíble. Esa fue la primera vez desde que comenzó toda la situación que mi esposo y yo nos alegramos por completo”, complementó la señora.

Pero la recuperación no fue nada sencilla, sus padres tuvieron que enseñarle a comer y a hablar de nuevo. “Parece haber retrocedido un poco cognitivamente, pero somos optimistas de que su resiliencia lo ayudará”, concluyó la mujer.

Compartir en

Comments are closed.