No confundamos la necesidad con la indisciplina

Artículo de opinión de: Adel López.

¿Qué hay indisciplinados? Si, claro y muchos, esos que creen que el Covid-19 no llegaría y aun viviéndolo no les importa nada, los que no se quieren así mismo y menos a los demás, aquellos que piensan que salir con tapabocas el día que no les corresponde, no es infringir las normas, sí, esos mismos que su irresponsabilidad sirve para que muchos los usen como sofismas de distracción, porque una cosa es la indisciplina y otra muy diferente es la necesidad, suena complejo, pero así es.

Por otro lado, está la necesidad, esa que no da espera, a la que nos acostumbramos los Cordobeses que viven del día a día, de la informalidad y del rebusque, el departamento con su economía frágil no da tregua y es normal, Córdoba no tiene industrias, esos municipios donde el máximo empleador es el estado y no hay cama para tanta gente, esos cargos son para los amigos, y eso según el orden jerárquico no da para todos.  

Pero la necesidad tiene sus cómplices que inducen a la indisciplina; cuando se da la orden de pagar las ayudas en ciertos días (jóvenes en acción, adulto mayor, familias en acción, ingreso solidario, etc.) ahí es donde vemos esas largas colas, unos casi encima del otro ¿y por qué lo hacen? La respuesta sé que todos la tienen y en coro ¡por necesidad¡ el que vende el plátano, la yuca, el ñame, las verduras, la moto taxi, el que poda los árboles, en fin, el vendedor informal para resumir, lo hace porque tiene que alimentar sus familias, pagar el arriendo y algunos servicios, si sumamos a todas esas personas que salen por su rebusque, más los del pico y cedula, más los autorizados por su actividad laboral, entonces vemos una ciudad llena de gente por todos lados y tomamos fotos, hacemos videos, a eso le llamamos a gritos indisciplina, pero en el fondo no lo es.

¿Han notado que los primeros días todo estaba bajo control? seguro que sí, la gente en sus casas juiciosos, salía el que le tocaba y existía temor y respeto a la pandemia, extrañamente no teníamos casos, si lo comparábamos con el resto del país, estábamos en cero en todo el Departamento Córdoba y se le atribuía al no contagio a él orden y el acatamiento  de los decretos, la gente creyó en la buena fe de los que hablaban y prometían ayudas, si cumplieron o no eso se lo dejo a los lectores, a la comunidad en general, pero irónicamente ahora que tenemos más casos, menos ayudas y más necesidad, la gente le perdió el miedo al virus y sale por su propio sustento, hace mucho rato no veo a el pueblo pidiendo mercados, se acabaron los trapos rojos, que hasta el momento no sé por qué el color, también podían ser blancos, o amarillos, azules etc.

El desorden lo formaron algunos gobernantes que sacaron ese emprendedor de alma negra para feriar los recursos públicos, esos que hoy están separados de sus cargos y uno que otro que pasa de agache, también hay que reconocer a los que se manejan bien estando en el poder y aquellos que aun estando fuera han ayudado más que los de adentro.

A los irresponsables lo que es de ellos y a los juiciosos los mejores deseos, no estigmaticemos ni señalemos a todos por unos cuantos, si en la calle unas casas están formando desorden, son esos los que se manejan mal, el resto de la cuadra no tiene la culpa, sin decir que ese comportamiento no afecte, hablando de salud a los vecinos.

EL NUMERO DE CONTAGIOS, NO DEBERIA ESTAR LIGADO A LA INDISCIPLINA, EXISTEN OTROS FACTORES QUE ESTAN EN EL ENTORNO QUE INCIDEN Y SON ESOS LOS PRIMEROS EN LAVARSE LAS MANOS PARA CULPAR A LOS DEMAS.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App