Optimismo por ensayos clínicos con retroviral Remdesivir

Los investigadores han encontrado que la droga puede frenar la replicación del coronavirus.

Mientras que la pandemia por el nuevo coronavirus avanza por el mundo, diferentes institutos científicos intentan, incansablemente, dar con un tratamiento para los pacientes que siguen multiplicándose cada día.

En este escenario se destaca la investigación con Remdesivir, un antiviral desarrollado hace 10 años para tratar el ébola y con el que varios hospitales ya se encuentran haciendo ensayos en diferentes etapas. Hasta ahora, dicen, los resultados han sido alentadores.

Uno de estos es el que está llevando a cabo el Hospital Metodista de Houston, donde los pacientes con coronavirus están respondiendo rápidamente al medicamento, según informó la institución en un comunicado.

“Los criterios del ensayo permiten el tratamiento de pacientes en una etapa temprana de su curso clínico y, en algunos casos, en momentos en los que de otra manera podrían haber sido intubados”, aseguran.

De acuerdo con la universidad, los resultados iniciales son prometedores, en un momento en el que gran parte de lo que intentan aprender sobre el manejo de covid-19 se centra en prevenir el rápido deterioro de los pacientes.

“El tiempo lo es todo. No puedo decir con certeza que hubieran sido intubados de otra manera, pero es alentador lo que estamos viendo”, dijo  Katherine K. Pérez, farmacéutica de enfermedades infecciosas.

Según los investigadores, una de las cosas más desafiantes del nuevo coronavirus es la forma acelerada como hace copias de sí mismo una vez que llega al cuerpo humano. De no detenerse esta replicación, la infección puede llevar a que los pacientes sufran el deterioro rápido de su su capacidad respiratoria y a que necesiten intubación .

En este escenario, el fármaco Remdesivir ha demostrado una capacidad potente para inhibir la multiplicación viral en células humanas en ensayos clínicos de pacientes, como los que está llevando a cabo el Hospital Metodista de Houston.

Trabajando con la compañía farmacéutica Gilead Sciences, fabricante y patrocinador de los estudios con Remdesivir, este hospital fue el quinto lugar de Estados Unidos en unirse a los ensayos clínicos, y ha estado tratando pacientes desde mediados de marzo.

Inicialmente, cinco pacientes recibieron acceso temprano a Remdesivir, y desde que se activaron como sitio de ensayo clínico se han inscrito más de 35 pacientes.

Los dos ensayos tratan pacientes con síntomas de moderados a severos para evaluar la seguridad y eficacia de Remdesivir en adultos diagnosticados con covid-19; el primero evalúa a pacientes con síntomas moderados de la enfermedad y prueba un tratamiento con Remdesivir de 5 o 10 días.

El segundo estudio está evaluando un curso de 10 días de Remdesivir para pacientes con manifestaciones graves, incluidos aquellos con ventilación mecánica.

“Los criterios del ensayo permiten el tratamiento de pacientes en una etapa temprana de su curso clínico y, en algunos casos, en momentos en los que de otra manera podrían haber sido intubados”.

Pérez dice que los primeros resultados en Houston Methodist han sido prometedores, que los cursos han sido bien tolerados y que varios pacientes que se han sometido a tratamiento con Remdesivir muestran signos de recuperación y han sido dados de alta del hospital.

Si bien es demasiado pronto para saberlo, dice que también hay indicios de que el tratamiento con Remdesivir puede evitar llegar a la intubación.

Remdesivir es un fármaco antiviral de amplio espectro que se desarrolló originalmente para tratar el ébola hace más de una década. Se sabe que es generalmente seguro en humanos y está respaldado por una gran cantidad de investigaciones preclínicas.

Además, hay una serie de estudios que han demostrado que es bastante exitoso para detener enfermedades causadas por otros coronavirus, como el Sars y el Mers, aunque en estas no llegó a haber ensayos clínicos, por lo que se desconoce su eficacia en pacientes.

Un estudio en China a principios de este año, y publicado en Nature, mostró que Remdesivir podría bloquear con éxito la reproducción de covid-19 en células humanas.

Asimismo, un artículo en el New England Journal of Medicine informa sobre el caso de un hombre en la zona cero en el estado de Washington que fue el primer paciente conocido de EE. UU. con esta enfermedad y quien recibió Remdesivir por recomendación de los CDC y se dijo que comenzó a mejorar en 24 horas.

El 10 de abril, los primeros resultados disponibles de una de las cohortes de uso compasivo de Gilead se publicaron en el New England Journal of Medicine. El estudio mostró una mejoría clínica en una mayoría de dos tercios (68 por ciento) de los pacientes hospitalizados por covid-19 grave que recibieron Remdesivir de uso compasivo.

Por otra parte, científicos de la Universidad de Alberta también lograron demostrar la alta efectividad del Remdesivir para detener la replicación del coronavirus, según una nueva investigación publicada en el Journal of Biological Chemistry.

“Obtuvimos resultados casi idénticos a los que informamos anteriormente —en una investigación publicada en febrero— con el Mers; observamos que el Remdesivir es un inhibidor muy potente para las polimerasas de coronavirus, algo así como su motor de replicación”, dijo Matthias Götte, presidente de microbiología médica e inmunología en la U. de Alberta.

El nuevo artículo de Götte compara y analiza en detalle la polimerasa, responsable de sintetizar el genoma del virus. “Si apuntas a la polimerasa, el virus no puede propagarse, por lo que es un objetivo muy lógico para el tratamiento”, dijo Götte.

El trabajo del laboratorio muestra cómo el Remdesivir engaña al virus imitando sus componentes básicos. “Estas polimerasas de coronavirus son descuidadas y se dejan engañar, por lo que el inhibidor se incorpora muchas veces y el virus ya no puede replicarse”, explicó Götte.

Dijo que la evidencia de su grupo, junto con estudios publicados previamente sobre cultivos de células y animales, indica que el Remdesivir puede clasificarse como un “antiviral de acción directa”, un término utilizado por primera vez para describir clases más nuevas de antivirales que interfieren con los pasos específicos del ciclo de vida del virus de la hepatitis C.

Si bien Götte dijo que la evidencia justifica los ensayos clínicos, advirtió que los resultados obtenidos en el laboratorio no sirven para predecir cómo funcionará el medicamento con las personas.

“Tenemos que ser pacientes y esperar los resultados de los ensayos clínicos aleatorios”, dijo Götte, cuya investigación fue financiada por los Institutos Canadienses de Investigación en Salud, el Fondo de Innovación Mayor de Alberta y Gilead Sciences.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App